Uso adecuado de medicamentos

(BJCP) Vía intravenosa vs oral en la administración de fármacos: IBP en úlceras sangrantes

juarez_boundinblood23A los metodólogos que nos leen les vamos a recomendar una de nuestras fuentes de cabecera para estos menesteres por su calidad, claridad, vocación pedagógica y por estar en español lo cual en determinados casos es un alivio. A nosotros entradas como ésta, sobre el propensity score ésta otra sobre los datos censurados (habrá que darle una vuelta a la traducción)  nos ha sacado del espasmo teórico y han sido realmente útiles para avanzar en la comprensión y evaluación de los estudios.

A los que no se vean atraídos por estos vericuetos de la Ciencia, le vamos a recomendar una fuente de la que ya hemos hablado en alguna ocasión: Tools for Practice, elaborada por el Alberta College of Family Physicians y que, con periodicidad quincenal, publica una chuleta en la que resume la evidencia sobre un aspecto concreto de la práctica clínica, dando respuesta a una determinada cuestión. En el último número los autores se preguntan si los análogos del GLP-1 mejoran las variables de resultado orientadas al paciente con DM2 y dan una respuesta concreta y cabal en la que no se obvian ni los datos de eficacia ni los de seguridad disponibles hasta la fecha, que explican su posicionamiento actual en la 3ª línea de tratamiento.

No obstante lo anterior, el post de hoy está dedicado a una vieja polémica sobre la ruta de administración idónea de los inhibidores de la bomba de protones (IBP) en úlceras pépticas sangrantes. ¿Oral o intravenosa? En el British Journal of Clinical Pharmacology se ha publicado un estudio cuyo objetivo ha sido comparar la eficacia de ambas vías de administración para desafiar lo que recomiendan las mismísimas guías de práctica clínica. Y el vencedor en este sin igual duelo, es… (más…)

Dos nuevos estudios permiten profundizar en la seguridad de los anticoagulantes

a06_p14_lrgHace unas semanas, Pepe Escribano nos remitió una interesante publicación en la que el elenco de autores que él encabeza han hecho una estimación de la prevalencia en Andalucía en 2014 del hipotiroidismo a través de los datos de consumo (que no de prescripción) de hormona tiroidea. Los resultados, que con la metodología utilizada han podido mapearse, muestran una prevalencia estimada mayor de la conocida. Pero sobre todo, muestran las posibilidades que tiene la explotación de la ingente información contenida bases de datos que alimentamos a diario, máxime si además, añadimos una variable esencial en esta ecuación: los resultados en salud. Esperamos que la publicación de este equipo no sea la última y que sus peticiones para obtener los datos necesarios para seguir investigando -en éste y otros campos- no choquen en el muro de los argumentos pueriles sino que, todo lo contrario, estas iniciativas cuenten con el apoyo que tanto necesitan.

Otro botón para esta extensa muestra lo constituyen los dos estudios (muy relacionados con el anterior párrafo) que versan sobre la seguridad de los anticoagulantes en el mundo real. Pasa y lee las reseñas, porque algo comienza a moverse… (más…)

Sacubitrilo-valsartán, en la línea de salida

banner-3Sacubitrilo-valsartán (Entresto y Neparvis, Sanofi) es una asociación de próxima comercialización en España, aunque lleva disponible unos meses en otros países, como Reino Unido. Desde su aparición en el horizonte farmacológico, ha levantado cierta polvareda en sectores especializados por dos motivos: el novedoso mecanismo de acción y su elevado precio que, en Estados Unidos -donde fue aprobado por la FDA el año pasado- ronda los 450€ por paciente y mes.

Con estos antecedentes y aunque es un fármaco que no es de indicación específica en el ámbito de la Atención Primaria, vamos a resumir la mejor evidencia que hemos encontrado para, de forma breve, ver qué aporta y cuál es su lugar en la terapéutica… (más…)

Apuntes para un uso adecuado de metformina

primus_inter_pares(2)Muchos de vosotros recordaréis los tiempos en los que la metformina, a la sombra de las nuevas y caras sulfonilureas, era un fármaco denostado por su inseguridad. Y, más concretamente, por el riesgo de acidosis lática. Un riesgo que era más propio de otras biguanidas (buformina, fenformina) pero que acabó contaminándola.

Actualmente (casi) nadie discute que la metformina es la solvente propietaria del primer escalón del tratamiento farmacológico de la DM2. No obstante, como en los últimos años se han comercializado nuevos medicamentos, la Agency for Healthcare Research and Quality norteamericana ha publicado un enciclopédico informe (1.215 páginas) cuyo objetivo ha sido evaluar la efectividad comparada y la seguridad de la metformina en monoterapia o asociada a otro fármaco, en el tratamiento de la DM2.  La conclusión respalda a la metformina como el tratamiento de primera línea en esta enfermedad, debido a sus efectos beneficiosos sobre la HbA1c, peso y mortalidad cardiovascular (en comparación con las sulfonilureas) y su perfil de seguridad.

Para aquellos que no tienen tiempo (ni ganas) de leerse el informe completo, la AHRQ ha publicado una versión más humana de esta revisión sistemática en Annals of Internal Medicine. Pero la metformina ha sido protagonista en estos días por otro importante motivo: la Food and Drug Administration ha hecho pública una alerta  que relaja las exigencias de uso de este antidiabético oral en pacientes con insuficiencia renal, de cuyo contenido se han hecho eco en Hemos leído.

Así las cosas, hemos decidido dedicar la chuleta de hoy al uso adecuado de la metformina, con el fin de agrupar una serie de recomendaciones que, no por conocidas, siempre es aconsejable tener a mano. Son éstas… (más…)

(BMJ) La selección del tratamiento adecuado en DM2

Pill-Disrupting-Maze.jpgLa semana pasada se publicaron dos nuevos estudios  observacionales sobre diabetes en el BMJ. El primero de ellos tuvo como objetivo evaluar el riesgo de sufrir amputaciones, ceguera, IR, hiperglucemias e hipoglucemias en pacientes con DM2 asociado con el fármaco prescrito, particularmente gliptinas o glitazonas. Mientras que el segundo tuvo por su parte como objetivo determinar si pioglitazona -en comparación con otros antidiabéticos- se asocia con un mayor riesgo de cáncer de vejiga en ese tipo de pacientes.

Independientemente de los resultados -que cualquier lector tiene a un click de distancia- lo más importante para comprender el alcance de un estudio y determinar qué aportan realmente sus conclusiones a nuestros pacientes -si es el caso- es contextualizarlo e integrarlo con lo que ya se sabe, lo que no se sabe y lo que es necesario saber. En este orden de cosas hoy, en vez de enfangarnos con los estudios (repetimos, observacionales) hemos pedido a Mercè Monfar que traduzca el editorial que con el sugerente título Selecting the right drug treatment for adults with type 2 diabetes ha escrito -brillantemente- Víctor Montori para la ocasión.

Del texto, queremos subrayar una frase en la que afirma que la práctica basada en las pruebas observacionales puede ayudar pero, en ocasiones, incluso grandes bases de datos basadas en la práctica son demasiado pequeñas e incompletas como para proporcionar estimaciones fiables. Y es que la avalancha de estudios observacionales es bienvenida, pero sin obviar sus limitaciones y es que, como dice el autor, necesitamos transformar la elección desinformada en asignación aleatoria. Ése es uno de los grandes retos (o rotos) de la Medicina en el s.XXI que la industria evita (máxime si han caducado las patentes) y la res publica no aborda.

Entre ambos encontramos a los pacientes, los profesionales sanitarios que los atienden y una montaña de evidencia incompleta, desenfocada y, en ocasiones, corrupta, que lleva tiempo emitiendo señales de que el sistema actual no da más de sí. Que el modelo tradicional, es insuficiente. Pero demos paso a la reflexión de Montori que explica todo esto así de clarito… (más…)

(JAMA) ¿Qué pasa si me tomo un medicamento caducado?

2A262EA700000578-3146176-The_cost_of_medicines_is_to_be_stamped_on_pill_bottles_and_packe-a-31_1435768754684La semana pasada tuiteamos un artículo del JAMA titulado Drug past their expiration date que se centra en dar respuesta a qué pasaría si consumimos un fármaco que ha caducado. Esta es una pregunta que muchos os habréis hecho en alguna ocasión sobre todo cuando, por ejemplo, en desigual lucha contra un dolor de muelas o una cefalea, lo único que tenemos a mano es un medicamento que caducó hace meses o años. 

Imaginamos que, por cuestiones obvias, este asunto es más interesante para el público general que para los profesionales sanitarios -destinatarios últimos de este blog- pero por aquello de no dar nada por sabido (primer mandamiento para seguir aprendiendo) hoy vamos a abordar la cuestión y para ello, Mercè Monfar ha traducido este interesante artículo para todos nosotros. Dice así…

“Con frecuencia se pregunta a los profesionales sanitarios si los fármacos se pueden usar después de su fecha de caducidad. Los fabricantes no aprueban el uso en esta circunstancia debido a las restricciones legales y a preocupaciones en cuanto a responsabilidad; normalmente, ni siquiera opinan acerca de la seguridad o la efectividad de sus productos más allá de la fecha en la etiqueta. Hay más datos disponibles desde nuestra última publicación sobre este tema. (más…)

(BMJ) Manejo de fármacos psicotrópicos durante el embarazo

26brody-tmagArticleEsta semana ha llamado nuestra atención una extensa revisión sobre el uso de medicamentos psicotrópicos durante el embarazo, que se ha publicado en el BMJ en su habitual sección State of the Art Review, cuyo contenido queremos pasar al modo chuleta para poder consultarlo cómodamente cuando sea necesario. Y todo ello sin prejuicio de tener el original a mano para bucear en los detalles de cada uno de los medicamentos abordados.

Comienza la revisión, cuyo objetivo ha sido resumir lo que se conoce (y lo que no) sobre los riesgos asociados al uso de los fármacos psicotrópicos durante el embarazo en el desarrollo del niño, así como las limitaciones de la evidencia actual, afirmando que en las mujeres con enfermedades psiquiátricas preexistentes, el embarazo y el postparto son períodos de mayor vulnerabilidad en los que la patología mental puede empeorar o recidivar. Al parecer, aproximadamente un 15% de las embarazadas sufren alguna enfermedad psiquiátrica y un 10-13% de los fetos son expuestos a los psicotropos. Esto da idea de la importancia de no perder de vista las ideas fundamentales de este artículo. Son éstas… (más…)

(BMJ) Nuevos antiagregantes en SCA ¿el carro delante de los bueyes?

 

buey04Hoy vamos a referirnos a un tema, en principio poco primario, pero en el que queremos centrarnos por dos razones: en primer lugar, aunque la doble antiagregación en el síndrome coronario agudo (SCA) es cosa de cardiólogos los pacientes, antes que después, recalan en los centros de salud y, en segundo, por lo que está pasando con la prescripción de los nuevos antiagregantes plaquetarios (de momento, prasugrel y ticagrelor, a la espera de la comercialización del cangrelor) que fueron recibidos por muchos como un significativo avance respecto a un correoso competidor, clopidogrel, cuya piel fue vendida antes de darle caza.

En este contexto, el BMJ ha publicado un editorial, que Mercè Monfar ha traducido para todos nosotros, en el que se hace una magnífica revisión de la evidencia que hay actualmente sobre prasugrel y ticagrelor. Todo un ejercicio de contextualización que pone a las claras la amplia gama de grises que son propias de la promoción del uso adecuado de los medicamentos. Así que, aunque el SCA no sea nuestro tema, te invitamos a reflexionar sobre un asunto que afecta a pacientes que sí lo son y a otros temas que, de rebote, también forman parte del proceloso mundo de los tratamientos farmacológicos… (más…)

5 razones por las que la guía de DM2 de SEMERGEN nos parece formalmente inaceptable

knowldege-managementLa SEMERGEN ha publicado recientemente una Guía Clínica de Diabetes Mellitus que ha levantado cierta polémica porque su edición ha sido patrocinada por Boehringer Ingelheim y Lilly laboratorios que, al parecer, también se han encargado de su distribución. Este hecho -en principio, anecdótico– nos ha hecho fijarnos en esta guía, cuya calidad hemos evaluado con el iCAHE (4/14 puntos posibles). Si SEMERGEN se planteó elaborar una guía de práctica clínica basada en evidencias de calidad, ha errado -en nuestro humilde opinión- en el planteamiento de este documento, por los motivos que explicaremos a continuación. Y todo ello independientemente del respeto que nos merece el trabajo realizado. Conscientes como somos de que esta entrada puede herir susceptibilidades varias, pasamos a exponer los motivos por los que este documento, formalmente, nos parece inaceptable. Son éstos… (más…)

Cifras objetivo en HTA: la parte y el todo

shocking-effects-of-deforestation-exposed-in-ads-80370Son varias las ocasiones, en que nos hemos referido en Sala de lectura a la batalla de la hipertensión arterial que, periódicamente, al son de un nuevo estudio o nueva guía, modifica, o intenta modificar, las cifras objetivo de presión arterial en tales o cuales pacientes. Así, en 2013 difundimos la rocambolesca historia de dichas cifras a la sombra de una magnífica publicación del JAMA Intern Med. Ese mismo año se publicó la 8ª edición de las guías del Joint National Committee de las que, con sorna y alivio, destacamos que, por fin, se basaban en la evidencia. Y a su contenido le dedicamos un post. Más recientemente, hace ahora un año, publicamos una nueva entrada en la que nos centrábamos en la idoneidad del tratamiento farmacológico en la HTA de grado 1 a cuenta de un meta-análisis aparecido en Ann Intern Med cuyos resultados intentamos contextualizar.

En torno a las cifras objetivo giran aspectos clave como el sobrediagnóstico y la medicalización innecesaria, por un lado, y el legítimo deseo de conocer qué valores de presión arterial son los más recomendables para prevenir las complicaciones asociadas a este factor de riesgo cardiovascular. Todo ello, intentando no caer en una perspectiva medicalizadora (no todo el tratamiento es farmacológico) ni hipertensiocéntrica, pues el paciente y su riesgo cardivascular, van mucho más allá de los valores de sistólicas y diastólicas.

En este contexto, este año se ha publicado el estudio SPRINT, promovido por los National Institutes of Health norteamericanos que tuvo como objetivo contrastar la hipótesis de que unos objetivos de PA inferiores (p.ej. PS <120 mmHg) reducirían los eventos más que las cifras objetivo actualmente establecidas, en pacientes de alto riesgo cardiovascular no diabéticos. Como sabes, los autores concluyeron que en estos pacientes una PS objetivo <120 mm Hg, comparada con una PS objetivo <140 mm Hg disminuía las tasas de eventos cardivasculares mortales y no mortales, así como la mortalidad por cualquier causa, aunque al precio de tasas significativamente mayores de algunas reacciones adversas. (más…)