Uso adecuado de medicamentos

Prescripción y deprescripción de antipsicóticos en pacientes ancianos con demencia (y 2)

60f52b8b2c42bb62e4f233992225011a-600x360Podemos definir la deprescripción de un medicamento como el proceso planificado y supervisado de reducir la dosis pautada o suspender su administración cuando pueda estar causando un daño al paciente o no esté proporcionando un beneficio, con el objetivo de reducir la carga de tratamiento o el daño manteniendo o mejorando la calidad de vida del paciente. Los antipsicóticos, tal y como vimos en la primera parte de la entrada, son utilizados con frecuencia para controlar determinados síntomas psicológicos y conductuales (SPC) de los pacientes con demencia, potencialmente peligrosos para ellos mismos o terceras personas.

El problema surge cuando el tratamiento -no exento de efectos adversos, en ocasiones graves- se cronifica a pesar de no existir indicación para ello o se usan ciertas propiedades de los antipsicóticos (como el carácter sedante de la quetiapina) para tratar síntomas como el insomnio, lo que está llevando a una considerable quetiapinación de la población anciana. Para abordar la deprescripción de antipsicóticos en este tipo de población hemos consultado el contenido de varias guías recientemente publicadas (guía 1, guía 2, guía 3) cuyo ultracentrifugado, a modo de chuleta, te presentamos a continuación. Dice así… (más…)

Prescripción y deprescripción de antipsicóticos en pacientes ancianos con demencia (1)

9327906061_cfb9ab7cb5_bPasados los fastos de los primeros 600 posts de El rincón de Sísifo, vamos a dedicar el 601 a uno de los temas más peliagudos a los que se enfrentan los profesionales sanitarios de atención primaria a diario: el uso adecuado de los antipsicóticos en los pacientes ancianos que sufren una demencia.

En primer lugar, vamos a ver los criterios de prescripción y para ello vamos a resumir y vitaminar el documento que publicó la Comisión central para la optimización y armonización farmacoterapéutica órgano colegiado de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía cuyas composición y funciones están aquí recogidas. (más…)

(Therapeutics Letter) Deprescripción de IBP

CapturaLos IBP (actualmente, en España, esomeprazol, lansoprazol, omeprazol, pantoprazol y rabeprazol) son uno de los  subgrupos terapéuticos que suelen ponerse como ejemplo de fármacos cuyo uso y abuso contribuyen poderosamente a la medicalización innecesaria de las personas que contactan con el sistema sanitario. Innecesaria por cuanto en muchas ocasiones el paciente no reúne los factores de riesgo que justifiquen su prescripción o -mucho más frecuentemente- porque intentan sustituir unos hábitos de vida saludables: ¿dejar el tabaco? ¿disminuir el consumo de alcohol, las bebidas carbonatadas, copiosas o picantes? ¿perder -en caso de sobrepeso u obesidad- algunos kilates? ¿Para qué, si tengo una pirula que me soluciona el dichoso ardor con el que mi cuerpo manifiesta que, efectivamente, me estoy pasando dos platos, tres copas, cuatro kilos…?

Según los datos más recientes de la AEMPS, en 2012 tomaban de forma crónica alguno  de estos medicamentos casi el 14% de la población, cifras que es 2-3 veces superior a la de otros países europeos lo que pone sobre la mesa la degradación terapéutica de un grupo de fármacos que nacieron antiulcerosos y han devenido en gastroprotectores. De la variabilidad de su uso -en mi querida Andalucía, sin ir más lejos- da idea este mapa:

Captura

Los IBP son víctimas de su eficacia y su relativa seguridad a corto plazo. También de nuestra indolencia como pacientes y de nuestra complacencia como clínicos. De hecho, no hay paciente polimedicado que se precie sin uno o varios de estos medicamentos en su tratamiento farmacológico. Tratamientos que quedan inaugurados y forman parte del paisaje farmacoterapéutico del paciente por los siglos de los siglos. Amén.

Todo esto no tendría más trascendencia si no fuera por dos detalles: uno es el coste asociado a estos medicamentos (que, no lo olvidemos, en muchos casos son prescritos de forma innecesaria) entre los que existen importantes diferencias de precio a pesar de que están considerados alternativas terapéuticas equivalentes (en nuestro país se considera de elección el omeprazol, por ser la opción más eficiente) y los problemas de seguridad derivados de un uso prolongado, de los que se hace una buena recopilación en este BOLCAN. Por cierto, sobre la NAC esta semana veíamos en Twitter la enésima señal de que algo no va bien. Y ojo también con el apartado de interacciones.Captura

Por todo lo anterior, muchos IBP son candidatos a la deprescripción. Procedimiento del que algunos no quieren ni oír hablar porque, según su testimonio, requiere mucho tesón, tiempo y esfuerzo para casi nada, ya que muchos pacientes se resisten a dejar la pastillita de marras.

¿Se pueden deprescribir los gastroprotectores sin morir en el intento? Más o menos este fue el título del post que dedicamos a esta misma cuestión en un lejanísimo 2010. Mucho más recientemente, la Canadian Deprescribing Network ha publicado una guía de deprescripción de estos fármacos basada en la evidencia cuyo algoritmo de actuación ilustra la entrada de hoy.

La guía ha sido liofilizada para la ocasión por el Therapeutics Letter y nosotros, a su vez, hemos extraído lo esencial de la forma más práctica posible. Y este es el resultado resumido de tanto resumen… (más…)

La inercia terapéutica y los determinantes sociales de la Salud

DcCVe0iWAAA7EZ- (1)El término inercia terapéutica es utilizado por algunos especialistas hospitalarios para referirse a aquellos pacientes que, poniendo como ejemplo la DM2, llevan años en monoterapia o biterapia a pesar de tener un control glucémico defectuoso. Parece lógico que -siguiendo con nuestro ejemplo- si no logramos un control glucémico adecuado, intensifiquemos el tratamiento. Es lo que nos dicen las guías de práctica clínica. Y, de hecho, las terapias escalonadas se hicieron para ir subiendo progresivamente los escalones. Lo de bajarlos, es otro cantar.

Pero a veces, no todo es tan fácil. En atención primaria los profesionales (generalmente médicos y enfermeros, pero no solo ellos) conocen la obra, vida y milagros de sus pacientes, que van más allá de unas cifras de presión arterial, los niveles de HbA1c o el cLDL. De hecho, como muchos saben, pocas cosas hay más reveladoras que visitar la casa del paciente o conocer su entorno.

En este orden de cosas, André Picard, columnista de The Globe and Mail y autor de Matters of Life and Death, publicó el otro día un tuit en el que insertó la imagen que hoy ilustra este post. En ella se recogen 10 determinantes sociales de la Salud. Esos que van mucho más allá de nuestros hospitales y centros de salud. Esos que hacen que, a veces, algunos pacientes se nos escurran de las manos sin que podamos hacer, desde una óptica eminentemente asistencial, mucho más por ellos. Traducidos y adaptados a nuestro idioma, serían algo así: (más…)

(NHS) Medicamentos que no deben prescribirse de forma habitual en atención primaria

blue-sky-cool-fall-flying-ground-hand-in-hand-highly-toxic-jump-looking-down-parachute-parachute-jumping-photo-picture-sky-skydiving-sport-the-skydivers-together-wallpaper-445013Hace unas cuantas semanas publicamos un post que tuvo -de forma inopinada– un gran éxito de ventas rozando las 10.000 lecturas, cosa que, para un blog como éste, se nos antojan muchas. Y no es falsa modestia que ya sabes que estamos abonados a la tesis de que ésta es una cualidad propia de los que no tienen otra.

Para los que escribimos (o al menos, es nuestro caso) resulta epatante ver el efecto que producen en las redes nuestros artículos: algunos inexplicablemente desaparecen en sus  vericuetos. Otros, inexplicablemente también, se viralizan. Los más son de Twitter y allí se pasan días o semanas rebotando en cada esquina y otros, de manera que no acertamos a comprender, anidan en Facebook donde se hacen fuertes.

Estas reflexiones en voz alta vienen a cuento de que hoy traemos a estas páginas 3 documentos publicados por el NHS England que hablan de medicamentos que no deben prescribirse de forma habitual en atención primaria: uno presenta las recomendaciones (de las que PrescQIPP publicó un resumen) otro contiene la metodología y el tercero, recoge las aportaciones de, entre otros, profesionales, pacientes y sociedades científicas.

Algunos lectores nos comentaron en público y en privado que el documento del Prescrire, que sirvió de base al bestseller anteriormente citado, ahondaba poco en la discusión científico-técnica de las recomendaciones. Y, en este particular, estamos de acuerdo. Así que hoy estamos dispuestos a sacarnos la espinita con una iniciativa realizada desde una óptica radicalmente diferente.

¿Más de lo mismo? Sí y no: la temática es la misma (hay medicamentos cuyo coeficiente beneficio/riesgo es desfavorable o, al menos, no es favorable en todas las circunstancias en las que podrían utilizarse, lo que hay que tener en cuenta en la fase de selección) pero se presenta de una forma mucho más elaborada. Así que, sin más dilación, ultracentrifugamos su contenido con 3 ejemplos y nos vemos de nuevo en el comentario… (más…)

(Therapeutics letter) Fármacos a evitar

529d64bd3e1168c09f15e2ea928b737bComenzamos 2018 esperando que hayas tenido unas felices fiestas y descansado lo suficiente para, tras el respiro navideño, acometer el año con energías renovadas. Nosotros así lo hemos hecho y como aún estamos aterrizando, vamos a hacer un post de urgencia que vamos a dedicar a un tema tan interesante como espinoso.

Como sabes, Prescrire constituye una reputada fuente de información farmacoterapéutica que basa su prestigio en el rigor científico-técnico y la independencia editorial, dos valores al alza en los tiempos de posverdad que nos ha tocado padecer. Cada año -y van unos cuantos- el Prescrire publica un listado de medicamentos a evitar. En su último número, Therapeutics letter ha incluido un resumen de la actualización de 2017 con los fármacos comercializados en Canadá. Mucho antes, en febrero del año pasado, Belén Calabozo publicó en el Portal del medicamento del Sacyl una adaptación de dicho listado al mercado farmacéutico español, que  escapó en su momento a nuestro radar y que queremos poner en valor por su concisión y relevancia.

No obstante lo anterior, mientras tomamos tierra de nuevo, además de recomendarte la lectura del artículo de Belén, copiamos y pegamos las 2 tablas que incluye el Therapeutics letter a las que queremos añadir, a vuelapluma, un par de reflexiones… (más…)

(Therapeutics Letter) Lo que dice la mejor evidencia sobre el tratamiento farmacológico de la HTA

Clusters_hypertension-1024x909.pngLas cifras 140/90 están grabadas a fuego en el inconsciente colectivo intergeneracional (ese concepto que tanto gustaba utilizar al granaíno Miguel Ríos) de pacientes y profesionales sanitarios en referencia a la HTA. En 2015, el estudio SPRINT puso de nuevo sobre la mesa las bondades de unos objetivos terapéuticos (no lo olvidemos, intermedios, subrogados, orientados a la enfermedad) más exigentes y concluyó que en pacientes de alto riesgo no diabéticos una PS <120 mm Hg vs <140 mm Hg disminuía los episodios cardiovasculares y la mortalidad por cualquier causa a cambio, eso sí, de un notable incremento de las reacciones adversas.

El SPRINT que, como se puede leer aquí, no ha estado exento de una agria polémica, fue radiografiado por RxFiles en una de sus magníficas evaluaciones que desentrañó sus grandezas y miserias. Desde entonces, no ha dejado de sonar el runrún de unas cifras objetivo a cuya truculenta historia dedicamos en su día un post que debería ser de obligada lectura en las facultades de ciencias de la salud. La historia, no el post.

Una vez que las aguas antihipertensivas parecen haber vuelto a su cauce, el Therapeutics Letter, esa fuente inasequible al desaliento (y a las zancadillas) que lleva décadas proporcionándonos información de gran calidad, ha revisado la cuestión en un ameno y didáctico formato de preguntas y respuestas, que hemos traducido/adaptado para fijar el state of the art. Y esto es lo que hay con las mejores evidencias en la mano… (más…)

El ominoso caso del ranelato de estroncio

BrainFull.gifPor la puerta de atrás y sin hacer ruido, el ranelato de estroncio abandona  el mercado farmacéutico. Uno de los muchos tratamientos disponibles para la prevención de fracturas, que debió ser retirado en su día por razones de seguridad y que, tres años y medio después de que una nota informativa de la AEMPS lo convirtiera en un fármaco zombi continúa prescribiéndose.

Una prueba palpable de que hay información que no llega a la trinchera. Y que hay unos pocos atrincherados a los que determinada información les resbala. Aunque las pruebas sean, como es el el caso, irrefutables y se dirijan a la línea de flotación de la seguridad de un medicamento perfectamente prescindible.

Según informa Servier, esta decisión estratégica obedece a razones comerciales y dejará de distribuirlo el próximo 31 de agosto. Mientras, las autoridades sanitarias han demostrado, una vez más, que hay decisiones que parecen quemarles en las manos. Otra oportunidad perdida de tomar una medida ejemplarizante que ha dado pie a que sea el aburrimiento del laboratorio el que acabe con este ominoso capítulo de la prevención farmacológica de las fracturas por fragilidad. Un capítulo que nos ha recordado la célebre frase de Oscar Wilde: El deber es lo que esperamos que hagan los demás. Será por eso que, otra vez, nos hemos quedando esperando…

 

(BMJ) Los retos que plantea el abordaje del dolor crónico

Challenge_crop380wHace unas semanas le pedimos a Mercè Monfar que tradujera para todos un editorial publicado recientemente en el BMJ que hace referencia a los retos que plantea en la actualidad el abordaje del dolor crónico y su trabajo es hoy el protagonista de un post que es antesala de otro en el que reseñaremos lo más importante que hemos visto en las redes sociales sobre este espinoso tema para tener el chuletario actualizado. Todo lo anterior, con el uso y abuso de los analgésicos en general y los opioides en particular de fondo y las nefastas consecuencias de la crisis de salud pública que éstos han generado (reconocida en países como los Estados Unidos, en España -de momento- silente). Los retos son muchos, pero necesitan urgentemente abordaje multidisciplinar que, desde la óptica de la seguridad del paciente y con las mejores evidencias disponibles, ponga orden en las recomendaciones de uso de unos fármacos tan eficaces como problemáticos. Nos referimos a esto… (más…)

(SAS/AAFAP) Guía farmacoterapéutica de referencia para la prescripción en receta

CapturaHabía una vez una pequeña asociación profesional andaluza (en concreto, de farmacéuticos de atención primaria) que firmó un convenio de colaboración con el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en virtud del cual la asociación elaboraría una guía farmacoterapéutica. La guía, hecha íntegramente por farmacéuticos de atención primaria, está accesible aquí en formato PDF y en su interior comienza desgranando someramente la metodología de trabajo que podemos resumir en: formulación de preguntas en formato PICO,  búsqueda sistemática de la evidencia, selección y evaluación en base a criterios de calidad para, por último, hacer una extracción de contenidos y formular recomendaciones específicas.

Desde un punto de vista práctico, esta guía está llamada a constituir una herramienta de gran utilidad para facilitar el proceso de selección en función de los criterios que en su día expuso la OMS y abordar la variabilidad de la práctica clínica injustificada. Como novedad, introduce el concepto de alternativa terapéutica equivalente (ATE) -de uso común en la atención hospitalaria- en el primer nivel asistencial. Y parte de un principio que no es ajeno a cualquier profesional bien informado y, no digamos de aquellos con experiencia evaluadora: la aparición de nuevos medicamentos no implica necesariamente una innovación, ni una mejora terapéutica respecto a los ya existentes. (más…)