Autor: Carlos

(JAMA Intern Med) Prescripción de estatinas en ancianos: análisis post hoc del ALLHAT-LLT

Screen-Shot-2012-10-25-at-12.54.36-AMVolvemos al tratamiento farmacológico de las dislipemias, al que dedicamos un post hace unos meses, porque esta semana han aparecido dos publicaciones muy interesantes sobre el tema.

En orden cronológico, la primera es un análisis post hoc del estudio ALLHAT-LLT que ha tenido como objetivo evaluar el beneficio global del tratamiento con pravastatina en ancianos sin una enfermedad cardiovascular aterosclerótica al inicio del estudio. De forma rápida, recapitulemos… (más…)

L

IMAG1108Dicen que fue Penn Warren quien dijo aquello de que En el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida. Por reflexiones como ésta, hoy quería regalarte -regalarme- uno de esos poemas de Marwan que te dejan el alma sin aliento.

Pero cuando me he puesto manos a la obra, me he acordado de una de las creaciones de Gil de Biedma que llegó a mis oídos en la voz de José María Sanz (Loquillo) a través de un disco titulado La vida por delante. Era 1994 y yo tenía 27 años y la vida por delante. Muchos tiempo después, quiero recuperar aquellos versos que suenan tristes, melancólicos, en la voz del poeta y a los que Gabriel Sopeña sumó su talento para crear una obra excepcional que forma parte de mi particular banda sonora.

Versos que nos recuerdan machaconamente nuestra fugaz fugacidad. Ésa que -irónicamente- le da sentido y grandeza a este preciso instante. Versos que nos dan luz que nos permite ver la Vida. Y que dicen así:

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde ­
como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos ­
envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

No volveré a ser joven. No lo echaré de menos. Se abre el telón del segundo acto. Disfrutémoslo juntos aunque de sobra sabemos cuál es el argumento de esta apasionante aventura. O quizás sólo por eso…

(CMAJ) Guía de tratamiento con opioides del dolor crónico no oncológico

edvisits_300x300Hoy podíamos haber escrito sobre osteoporosis, aprovechando la publicación de la guía del American College of Physicians. O de biosimilares, coincidiendo con que la European Medicines Agency ha dado a conocer su guía para profesionales sanitarios. También nos ha parecido interesante la declaración de la American Heart Association sobre el impacto de los azúcares añadidos en el riesgo cardiovascular de los niños. Y no digamos iniciativas frescas como ésta, que además, han tenido la amabilidad de citarnos. Pero finalmente nos hemos decantado por la guía sobre el uso de opioides en dolor crónico no oncológico (DCNO) porque es un tema que ahora nos interesa profesionalmente y porque hemos visto que viene avalado por, nada menos, que Gordon Guyatt uno de los integrantes del trío lalalá (junto a David Sackett y Brian Haynes) que puso en pie la medicina basada en pruebas hace varias décadas.

La guía ahora publicada hace hincapíe en su introducción en el daño que está produciendo el uso inadecuado de los opioides en un importante segmento poblacional que sufre a diario un DCNO (entre el 15-19% de los canadienses, según sus datos). Así, en Ontario se han duplicado las personas atendidas en programas públicos para pacientes con problemas relacionados con estos analgésicos y  hay muchas dudas sobre la idoneidad de las dosis utilizadas.

Financiada por los Canadian Institutes of Health Research y Health Canada, su contenido se circunscribe a 10 recomendaciones, que hemos traducido para todos y que dicen así… (más…)

(SIGN) GPC de tratamiento farmacológico antihiperglucemiante en DM2

Captura.JPGEl Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN) está actualizando su guía de tratamiento farmacológico de la DM2 y ha hecho público el borrador del documento. A pesar de no ser la versión definitiva, vamos a dedicarle unas líneas a su contenido, porque es interesante comprobar cómo se posiciona una guía basada en la evidencia tras la reciente publicación de ensayos clínicos que han causado tanto revuelo como el EMPA-REG OUTCOME (empagliflozina) el LEADER (liraglutida) o, más recientemente, el SUSTAIN-6 (semaglutida).

Pero antes de empezar a hablar de medicamentos queremos hacer referencia del informe de OSTEBA sobre prevención de la DM2 en atención primaria mediante estilos de vida saludabe (proyecto DEPLAN Euskadi) que es un interesante proyecto que ha demostrado que este tipo de intervenciones son efectivas y que, como no podían ser de otra forma, chocan con la cruda realidad.

Ahora sí, pasamos de lo importante a lo urgente y comenzamos a hablar de fármacos… (más…)

Contra la micromedicalización

fine-art-finger-paintings-by-iris-scott-6-598x598.jpgHace unos días Enrique Gavilán dejaba esta perla en Twitter:
CapturaEn un papelito, sin nombre, sin fecha, sin sello, sin nada, el oftalmólogo –presuntamente- informaba al médico de familia que su paciente iba a ser intervenido y le recordaba que debía prescribirle algún tranquilizante para la noche anterior de la intervención y la mañana de la misma.

Creemos que es difícil cometer más despropósitos en menos tiempo. Vamos a relacionarlos:

1.- Si el oftalmólogo creía imprescindible prescribir un tranquilizante, debía haberlo prescrito él mismo y no encargárselo al médico de familia. Además de la evidente falta de respeto hacia el profesional de atención primaria, no queremos pasar por alto que obligó al paciente a acudir a dos actos médicos para obtener una cosa misma cosa: la prescripción.

2.- Si el oftalmólogo creía imprescindible prescribir un tranquilizante al paciente y no pudo hacer la prescripción (en ese momento no había luz en el hospital, el sistema estaba caído o cualquier otra desgracia) debía haber utilizado un soporte más adecuado en el que figuraran, como mínimo, sus datos identificativos y los de su servicio, además de los del paciente. A este paso, corremos el riesgo de acabar viendo prescripciones realizadas en las servilletas de la cafetería del hospital de turno.

3.- Si el oftalmólogo creía imprescindible prescribir un tranquilizante al paciente y no pudo hacer la prescripción, debería además haber identificado en el soporte adecuado y de la forma anteriormente referida qué medicamento recomendaba, la dosis, vía de administración y la duración del tratamiento. Dar varias marcas comerciales a elegir (bic naranja escribe fino, bic cristal escribe normal...) sin más indicación, constituye una banalización de la prescripción de medicamentos que puede estar en la raíz de muchos de los problemas que éstos producen a diario.

4.- Sin conocer al paciente, sin conocer el caso, podríamos discutir si, grosso modo, es necesario dar un ansiolítico (vulgo, tranquilizante) para tratar la ansiedad y el miedo asociados a una intervención quirúrgica. Esta cuestión es más relevante aún que todo lo anterior, pues supone una micromedicalización de la vida cotidiana. Esto es, uno de esos miles de gestos con los que le enseñamos a los pacientes a diario que para todo hay un medicamento que nos saca las castañas del fuego, que hace el trabajo sucio por nosotros. Nada de convivir con nuestras emociones, normalizar el miedo. Menos aún de dar pautas para controlarlas. No. Un par de comprimidos de lo que sea y a correr. Que para eso están. Y que se los prescriba su médico de familia. Que para eso está también. De los principios para una prescripción prudente, que tan cercanos le son a Gavilán, ya si acaso, hablamos otro día.

Colofón Hace un par de años el BolCan publicó esta revisión sobre el uso adecuado de las benzodiacepinas que intenta orientar el uso juicioso y responsable de unos medicamentos cuyo uso no para de aumentar en España y cuyo abuso se asocia a multitud de efectos adversos que tan bien conoces y cuya repetición te vamos a ahorrar. Este documento, está en la antípodas del uso banal del ejemplo de hoy. Un ejemplo -de los miles que tienen lugar a diario- en el que se constata la micromedicalización de la vida cotidiana y el papel gregario que asume la atención primaria. Un gesto cuya normalización está en la raíz del grave problema de medicalización que sufre nuestra Sociedad y del que los profesionales sanitarios somos, al menos en parte, responsables.

Dicen que fue Thomas Jefferson quien dijo que Dios nos libre de pasar 20 años sin una rebelión. Más de 20 años llevamos observando episodios de este tipo que, como la lluvia fina, nos calan lentamente. Nos entontecen, nos inhabilitan y para colmo de males, perjudican a nuestros pacientes. Hoy ha llegado el día de rebelarse y sacudirse, como el perro tras el baño, el agua acumulada…

Insulina degludec, bajo la lupa (y 2)

20131217-092330

Continuamos con la insulina degludec. En el post anterior nos centramos en los estudios que avalan su seguridad y eficacia y en éste nos vamos a referir a la parte más importante del análisis: su impacto sobre las hipoglucemias, aspecto que la promoción ha destacado como una de las principales ventajas competitivas de este fármaco respecto a la competencia. Así que, sin más dilación, veamos las pruebas y a qué conclusiones nos llevan… (más…)

Insulina degludec, bajo la lupa (1)

20131217-092232Hace algo más de un año Novo Nordisk publicó una nota de prensa que daba el pistoletazo de salida de la insulina degludec (Tresiba) en el competidísimo mercado de las insulinas basales en España donde, junto a la insulina NPH, contamos ya con la glargina (y su biosimilar) y la detemir. Recientemente nos tocó evaluar en nuestro quehacer profesional su lugar en la terapéutica y para tal cosa nos basamos en el magnífico informe elaborado en su día por CatSalut que completamos, actualizamos y adaptamos para la ocasión. Queremos compartir con vosotros un resumen de su contenido, las conclusiones a las que llegamos y como es norma de la casa, nuestro habitual comentario… (más…)

(BMJ) Mortalidad y crisis de identidad del IMC

obesity-is-preventable_52fc767facaae_w1500Tras el paréntesis semanasantero retomamos la actividad del blog y para la ocasión, hemos elegido un artículo del BMJ que a más uno le amargará el dulce. Traducido por Mercè Monfar para todos nosotros, en él su autora glosa un estudio cuyo objetivo fue aclarar la tortuosa y contradictoria evidencia existente sobre la relación entre índice de masa corporal (IMC) y mortalidad y cuyas conclusiones realzan las grandezas y miserias de los estudios observacionales. Sin más dilación, os dejamos con el suculento resumen de Jacqui Wise que no dejará indiferente a nadie… (más…)

Apuntes metodológicos sobre los estudios observacionales

photography-light-shadow03.jpgEchando la vista atrás, hemos observado cómo cada vez es más frecuente que nos hagamos eco en Twitter de estudios observacionales. Por eso hemos decidido hacer una chuleta breve sobre este tipo de estudios, sus implicaciones, interés, limitaciones y forma de evaluarlos. Así que sin más dilación, respondemos a la primera pregunta ¿qué demonios es un estudio observacional? Y ésta es la respuesta… (más…)

(JAMA) Lecciones de los estudios observacionales sobre los ACOD en FA: entre lo ideal y lo real

d2cd52782350f34a384c0ed1a5f1fee2Continuamos con los anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) en pacientes con fibrilación auricular (FA) y para ello nos hemos fijado en un artículo de opinión en el que los autores extractan los resultados de los principales estudios observacionales postcomercialización realizados con este tipo de fármacos. Así que nos ponemos en modo chuleta y, de forma la forma más breve posible, pasamos a reseñar esta interesante publicación… (más…)