Twitter como repositorio de información biomédica: búsquedas avanzadas

MedicalTwitter-1024x576.jpgHoy vamos a hablar de Twitter. Sí, esa red social en la que a menudo llueven chuzos de punta y en la que, algunos, amparándose en el anonimato o en la turba, encuentran su medio para insultar, despreciar, difamar… a todo el que no opina como él. Pues sí, vamos a hablar de Twitter porque también tiene una cara amable: la formada por las personas que, sin más pretensiones, comparten sus experiencias, su trabajo, su vida, sus iniciativas. Sus contenidos.

Como bien sabes, El rincón de Sísifo tiene una amplia trayectoria en Twitter, como un elemento clave del entorno de aprendizaje personal al que nos hemos referido repetidamente. Cada día tuiteamos unos cuantos artículos que destacamos de la marabunta que cae en las redes de Feedly y los ponemos a disposición de aquellos que tienen a bien seguirnos, procurando no vulnerar nuestros propios mandamientos y añadiendo, cuando el tema lo permite, algo de pimienta y sal.

La vida de un tuit es efímera. Apenas unos minutos y desaparece de la vista aplastado por la actualidad. Si hace años podíamos entretenernos viendo el paso del tiempo reflejado en el segundero de un reloj, hoy podemos hacerlo viendo el goteo incesante de tuits. Pero ¿de verdad es tan efímera? Para qué tuitear, entonces. ¿Puro postureo? ¿Presentimos en las redes? No. Los tuits, se pueden recuperar y Twitter puede convertirse en un privilegiado e inteligente reservorio de información biomédica. Si aún no has probado a hacerlo, es así de fácil… (más…)

(NHS) Medicamentos que no deben prescribirse de forma habitual en atención primaria

blue-sky-cool-fall-flying-ground-hand-in-hand-highly-toxic-jump-looking-down-parachute-parachute-jumping-photo-picture-sky-skydiving-sport-the-skydivers-together-wallpaper-445013Hace unas cuantas semanas publicamos un post que tuvo -de forma inopinada– un gran éxito de ventas rozando las 10.000 lecturas, cosa que, para un blog como éste, se nos antojan muchas. Y no es falsa modestia que ya sabes que estamos abonados a la tesis de que ésta es una cualidad propia de los que no tienen otra.

Para los que escribimos (o al menos, es nuestro caso) resulta epatante ver el efecto que producen en las redes nuestros artículos: algunos inexplicablemente desaparecen en sus  vericuetos. Otros, inexplicablemente también, se viralizan. Los más son de Twitter y allí se pasan días o semanas rebotando en cada esquina y otros, de manera que no acertamos a comprender, anidan en Facebook donde se hacen fuertes.

Estas reflexiones en voz alta vienen a cuento de que hoy traemos a estas páginas 3 documentos publicados por el NHS England que hablan de medicamentos que no deben prescribirse de forma habitual en atención primaria: uno presenta las recomendaciones (de las que PrescQIPP publicó un resumen) otro contiene la metodología y el tercero, recoge las aportaciones de, entre otros, profesionales, pacientes y sociedades científicas.

Algunos lectores nos comentaron en público y en privado que el documento del Prescrire, que sirvió de base al bestseller anteriormente citado, ahondaba poco en la discusión científico-técnica de las recomendaciones. Y, en este particular, estamos de acuerdo. Así que hoy estamos dispuestos a sacarnos la espinita con una iniciativa realizada desde una óptica radicalmente diferente.

¿Más de lo mismo? Sí y no: la temática es la misma (hay medicamentos cuyo coeficiente beneficio/riesgo es desfavorable o, al menos, no es favorable en todas las circunstancias en las que podrían utilizarse, lo que hay que tener en cuenta en la fase de selección) pero se presenta de una forma mucho más elaborada. Así que, sin más dilación, ultracentrifugamos su contenido con 3 ejemplos y nos vemos de nuevo en el comentario… (más…)

(JAMA) El suplemento con ácidos grasos omega 3 no previene la morbimortalidad cardiovascular en personas de alto riesgo

Tuna_SchoolNo creemos que hayas advertido que hemos repetido en este post el título de otro que escribimos hace casi 5 años. En aquella ocasión, comentamos un macroensayo clínico (más de 12.000 participantes) publicado en el NEJM cuya conclusión fue que el tratamiento diario con ácidos grados ω3 no redujo la morbimortalidad cardiovascular en una gran cohorte de pacientes con múltiples factores de riesgo tratados en atención primaria.

Hoy subimos la apuesta y vamos a reseñar lo más relevante de una revisión sistemática publicada en el JAMA que ha tenido como objetivo elaborar un meta-análisis con todos los grandes ensayos clínicos que investigaron la asociación de los suplementos con ácidos grasos ω3 con el riesgo de sufrir un evento coronario, mortal o no, o un evento cardiovascular grave en la población total del estudio y en subgrupos preespecificados. Así que, sin más dilación, vamos a ver qué da de si esta nueva vuelta de tuerca evidencial sobre unos suplementos cuyo éxito comercial no parece corresponderse con el respaldo de los ensayos clínicos. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos… (más…)

¿Qué fue de los coxibs?

091-slid.jpg

Corría el año 1989 cuando el grupo granadino 091 publicó Doce canciones sin piedad, entre las que destaca Qué fue del siglo XX una auténtica joya (otra) que aún se oye en algunas emisoras y cuyo estribillo aún tarareamos de vez en cuando. Nos hemos acordado de los cero al leer esta mañana un editorial del BMJ sobre el regreso del rofecoxib al mercado, la superaspirina que MSD comercializó una década después de que Doce canciones sin piedad lo vendiera todo.

Los más viejos del lugar recordarán que este primer coxib (a cuyo rebufo aparecieron otros: celecoxib, etoricoxib, lumiracoxib, parecoxib y valdecoxib) se autorizó en España para el alivio sintomático de la artrosis, con un precio estratosférico que la promoción justificaba por el ahorro de la gastroprotección. Aunque ni por ésas salían las cuentas.

Los más jóvenes del lugar han de saber que eran tiempos en lo que los efectos adversos gastrointestinales asociados al uso de los AINE estaban en el centro del debate y en los que otros, tan graves o más, como los renales o los cardiovasculares, estaban por aparecer en todo su esplendor. (más…)

5 fuentes de información no tan conocidas (2)

precio-del-oro-hoy (1)Hace casi 4 años publicamos un post en el que reseñamos algunas fuentes de información que habíamos ido incorporando a nuestro particular PLE. Pasado el tiempo, algunas de nuestras fuentes habituales se han ido secando, a la vez que han surgido otras con gran fuerza. En la entrada de hoy queremos compartir algunos de los últimos fichajes que hemos añadido a nuestro particular dream team farmacoterapéutico. Alguno/s de ellos, a lo mejor, ya te son familiares, lo que nos da pie a pedirte, avezado lector, que compartas con nosotros las fuentes mascota que has encontrado en tu particular travesía a Ítaca. Tus aportaciones, son bienvenidas.

Mientras ello ocurre, vamos a dar el primer paso y te presentamos la segunda parte de esta interesante entrega, con una novedad -a nuestro entender- bastante peculiar… (más…)

(Therapeutics letter) Fármacos a evitar

529d64bd3e1168c09f15e2ea928b737bComenzamos 2018 esperando que hayas tenido unas felices fiestas y descansado lo suficiente para, tras el respiro navideño, acometer el año con energías renovadas. Nosotros así lo hemos hecho y como aún estamos aterrizando, vamos a hacer un post de urgencia que vamos a dedicar a un tema tan interesante como espinoso.

Como sabes, Prescrire constituye una reputada fuente de información farmacoterapéutica que basa su prestigio en el rigor científico-técnico y la independencia editorial, dos valores al alza en los tiempos de posverdad que nos ha tocado padecer. Cada año -y van unos cuantos- el Prescrire publica un listado de medicamentos a evitar. En su último número, Therapeutics letter ha incluido un resumen de la actualización de 2017 con los fármacos comercializados en Canadá. Mucho antes, en febrero del año pasado, Belén Calabozo publicó en el Portal del medicamento del Sacyl una adaptación de dicho listado al mercado farmacéutico español, que  escapó en su momento a nuestro radar y que queremos poner en valor por su concisión y relevancia.

No obstante lo anterior, mientras tomamos tierra de nuevo, además de recomendarte la lectura del artículo de Belén, copiamos y pegamos las 2 tablas que incluye el Therapeutics letter a las que queremos añadir, a vuelapluma, un par de reflexiones… (más…)

A propósito de la nueva guía de HTA de la ACC/AHA

Noyle_PetaPixel_14Seguro que te han llegado en las últimas semanas los ecos de la polémica generada por la actualización de la Guía de prevención, detección, evaluación y tratamiento de la hipertensión auspiciada por varias sociedades científicas norteamericanas entre las que destacan el American College of Cardiology y la American Heart Association. El documento -de más de 400 páginas- contiene 106 recomendaciones agrupadas en 47 módulos de conocimiento basadas en una revisión sistemática también publicada para la ocasión y fue resumido en el JAMA. De forma escueta, las recomendaciones más significativas son:

(más…)

(BMJ) ¿Qué anticoagulante oral es mejor para prevenir un ACV en pacientes con FA?

EffortNo es habitual en este blog utilizar una interrogación como título, pero creemos que la ocasión lo merece porque la pregunta que hoy protagoniza la entrada seguro que da vueltas en la cabeza de muchos desde que, afortunadamente, las cumarinas tienen varias alternativas disponibles en el mercado.

Como sabes, fármacos como warfarina y acenocumarol han prestado (y siguen haciéndolo) un extraordinario servicio a muchos pacientes con fibrilación auricular no valvular (FA) a los que se les administra para disminuir el riesgo de sufrir un ACV. La peculiar farmacocinética de las cumarinas, sus numerosas interacciones y la necesidad de una monitorización continua, entre otras, han hecho de estos fármacos una diana perfecta para el recambio terapéutico que parecía fácil de la mano de los novedosos anticoagulantes de acción directa (ACOD).

Años después de la puesta de largo de los ACOD en un -no lo olvidemos- jugoso segmento del mercado farmacéutico, seguimos sin tener claro qué ventajas reales tienen (si las tienen) respecto a las cumarinas y si podrían jerarquizarse en función de la evidencia que hay actualmente sobre su seguridad y eficacia. Para intentar aclarar esta cuestión, se ha publicado en el BMJ un ambicioso estudio que ha tenido como osado objetivo comparar la eficacia, seguridad y coste-efectividad de los ACOD en pacientes con FA. Nada más y nada menos. Así que nada, vamos a desguazarlo a ver qué conclusiones podemos sacar al respecto… (más…)

Fármacos digitales

DigitalPillResize.jpegHoy, día de acción de gracias en los Estados Unidos, nos vamos a despachar con un tema más ligero, pero no por ello menos interesante, que viene a colación de una noticia generada, precisamente, allende los mares. Como habrás oído en algún medio, la FDA ha autorizado el primer fármaco que incluye un sensor que permite saber si el paciente se lo ha tomado… o no.

Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad, canturreaba nuestro contrariado colega D. Hilarión en La verbena de la Paloma y, o mucho nos equivocamos, o estamos ante el banderazo de salida de una nueva carrera tecnológica en la que la Big Farma va a competir para averiguar toda suerte de parámetros del paciente a través de sus productos. Si crees que fantaseamos, échale un vistazo a este artículo que cuenta la experiencia de British Airways, en este caso, con sus clientes.

Si este asunto te interesa, hemos traducido un breve artículo del BMJ que destila lo más relevante de la cuestión. Sin más prolegómenos, dice así… (más…)

Guía básica para detectar la mala ciencia

A-Rough-Guide-to-Spotting-Bad-Science-2015.pngHoy comienza en Murcia el XXII Congreso Nacional de la SEFAP con el sugerente título El FAP que necesitan los pacientes y el sistema sanitario. Este lema, que se nos antoja relacionado con el del congreso anterior en Granada (El FAP 21 ante un nuevo reto profesional) da pistas sobre el reposicionamiento que busca una categoría profesional que nació hace décadas y que se ha quedado pequeña para muchos de sus integrantes. Para entender la situación basta echar un vistazo a la orden que mil años después reconoció el carácter de profesionales sanitarios de los FAP para comprobar el rebaño de churras y merinas en el que se convirtieron sus funciones, con un artículo 2.a poco o nada desarrollado institucionalmente que ha evolucionado gracias a la iniciativa personal de algunos compañeros, que no fruto de la necesidad sentida de la organización sanitaria o del desarrollo de sus planes.

Esperar otra cosa a estas alturas habría sido fruto de un sueño lisérgico: si tradicionalmente, los medicamentos han tenido cabida en la agenda diaria ha sido por el enorme gasto que originan antes que por sus implicaciones en la calidad asistencial y, no digamos, la seguridad de los pacientes. No nos anticipemos porque este asunto hoy no toca. Pero tocará.

Para hoy y dado que andamos en tierras pimentoneras, Mercè Monfar ha tenido la amabilidad de traducir una infografía que cazamos al vuelo hace unos días en la cuenta de @trishgreenhalgh la autora del libro con el que dimos nuestros primeros pasos en la lectura crítica de la literatura científica y que, como verás en el enlace, tiene una nueva edición.

Que Internet es un arma de doble filo ya lo hemos comentado en varias ocasiones. Parafraseando a Sergio Minué podríamos decir  que la Red le ha dado altavoces a las hormigas de todos los colores. Esto es: hay fuentes que honestamente tratan de informar y poner a tu alcance las mejores evidencias. Y las hay que tratan de tergiversar el sentido de las investigaciones o retorcer sus resultados hasta hacerlos irreconocibles. En un post anterior ya hicimos una aproximación a este tema. En el de hoy, nos extendemos un poco más y en 12 pinceladas, recogemos los aspectos que constituyen una guía tan básica como necesaria para detectar la mala ciencia. Necesaria para los pacientes. Para los que informan en los medios generales de temas de salud. Y necesaria para los profesionales sanitarios que, a veces, damos por supuestas o por sabidas cosas por encimas de nuestras posibilidades. Dice así… (más…)