Lectura crítica

Guía básica para detectar la mala ciencia

A-Rough-Guide-to-Spotting-Bad-Science-2015.pngHoy comienza en Murcia el XXII Congreso Nacional de la SEFAP con el sugerente título El FAP que necesitan los pacientes y el sistema sanitario. Este lema, que se nos antoja relacionado con el del congreso anterior en Granada (El FAP 21 ante un nuevo reto profesional) da pistas sobre el reposicionamiento que busca una categoría profesional que nació hace décadas y que se ha quedado pequeña para muchos de sus integrantes. Para entender la situación basta echar un vistazo a la orden que mil años después reconoció el carácter de profesionales sanitarios de los FAP para comprobar el rebaño de churras y merinas en el que se convirtieron sus funciones, con un artículo 2.a poco o nada desarrollado institucionalmente que ha evolucionado gracias a la iniciativa personal de algunos compañeros, que no fruto de la necesidad sentida de la organización sanitaria o del desarrollo de sus planes.

Esperar otra cosa a estas alturas habría sido fruto de un sueño lisérgico: si tradicionalmente, los medicamentos han tenido cabida en la agenda diaria ha sido por el enorme gasto que originan antes que por sus implicaciones en la calidad asistencial y, no digamos, la seguridad de los pacientes. No nos anticipemos porque este asunto hoy no toca. Pero tocará.

Para hoy y dado que andamos en tierras pimentoneras, Mercè Monfar ha tenido la amabilidad de traducir una infografía que cazamos al vuelo hace unos días en la cuenta de @trishgreenhalgh la autora del libro con el que dimos nuestros primeros pasos en la lectura crítica de la literatura científica y que, como verás en el enlace, tiene una nueva edición.

Que Internet es un arma de doble filo ya lo hemos comentado en varias ocasiones. Parafraseando a Sergio Minué podríamos decir  que la Red le ha dado altavoces a las hormigas de todos los colores. Esto es: hay fuentes que honestamente tratan de informar y poner a tu alcance las mejores evidencias. Y las hay que tratan de tergiversar el sentido de las investigaciones o retorcer sus resultados hasta hacerlos irreconocibles. En un post anterior ya hicimos una aproximación a este tema. En el de hoy, nos extendemos un poco más y en 12 pinceladas, recogemos los aspectos que constituyen una guía tan básica como necesaria para detectar la mala ciencia. Necesaria para los pacientes. Para los que informan en los medios generales de temas de salud. Y necesaria para los profesionales sanitarios que, a veces, damos por supuestas o por sabidas cosas por encimas de nuestras posibilidades. Dice así… (más…)

(Students 4 Best Evidence) Apuntes metodológicos: el enmascaramiento en los ECA (y 2)

news_134Continuamos con la segunda parte del post dedicado al enmascaramiento en los ensayos clínicos, un aspecto metodológico que la escala de Jadad puso bajo el foco hace unos años y que tiene gran influencia en la validez interna de los estudios, máxime cuando hay intereses económicos importantes en juego (esto es, casi siempre…)

En el artículo de hoy, los autores abordan aspectos de gran interés, como qué hacer cuando el enmascaramiento no es posible y otros relacionados con la ocultación de la asignación, un aspecto de la evaluación crítica sobre el que se suele pasar de puntillas y que, como veremos a continuación, si no se hace adecuadamente permite manipular indirectamente los resultados de los estudios. Pero no te entretenemos más. Pasa y comprueba tú mismo la importancia de estos conceptos en el ámbito de la evaluación… (más…)

(Students 4 Best Evidence) Apuntes metodológicos: el enmascaramiento en los ECA (1)

blinding_lightTras varias semanas sin escribir, nos va a costar un Potosí volver a retomar la buena costumbre de parar, templar y mandar la actualidad farmacoterapéutica o, al menos, intentarlo. Pero no queda otra si no queremos perder el pulso a la realidad. En este orden de cosas, no queremos dejar pasar algunos artículos que han caído por el humero de nuestro PLE en los últimos días:

1.- Por su importancia y trascendencia, destacamos este artículo de Avances en Gestión Clínica sobre la importancia del tratamiento estrella de nuestro siglo: el no farmacológico. O sea, el inherente a unos hábitos de vida saludables. Bien escrito, mejor documentado, en él Rocío Roure hace una estupenda revisión sobre el tema que nos hace mascullar que, por fin, algo comienza a moverse.

2.- En el CJHP los partidarios y detractores de dar estatinas a los octogenarios afilan sus argumentos y los enfrentan en un artículo de obligada lectura para todos los interesados en este controvertido asunto. Y que cada cual, saque sus conclusiones. Nuestra posición sobre el particular, la dejamos reflejada en un post reciente en la que abogábamos por individualizar la toma de decisiones, antes que por apostar por soluciones mágicas.

3.- En el apartado de promoción del uso adecuado de los medicamentos, destacamos dos actualizaciones: la primera, referida al listado de medicamentos a evitar y sus posibles alternativas. Y la segunda, la versión de 2017 del Key therapeutic topics del NICE, en el que se recogen las recomendaciones de uso adecuado de los subgrupos terapéuticos clave, cuya próxima versión, viene de camino.

Y, sin más dilación, pasamos al tema de hoy: unos apuntes metodológicos sobre el enmascaramiento en los ensayos clínicos, traducción/adaptación de la minirrevisión publicada por los chavalotes de Students 4 Best Evidence, fuente de referencia en MBE a la que hemos dedicado algún post en alguna ocasión. Por su extensión, hemos dividido el artículo en dos partes, la primera de las cuales, dice así…

(más…)

La insoportable levedad de la información sanitaria en Internet

3922708883_ece27feabdCreemos que fue a Miguel Ángel Máñez a quien le vimos por primera vez la ilustración de esta entrada. En ella se recoge una frase atribuida a Mitch Kapor, gurú cuyo nombre es posible que no te diga nada, pero cuya obra (Lotus 1-2-3, Mozilla…) es fundamental en el desarrollo del software de las últimas décadas y en la que, literalmente, afirma que obtener información de Internet es como querer beber de una boca de incendios (o de riego, o un hidrante). Con esta impactante imagen se hacía referencia a la vertiente cuantitativa del problema que supone tener acceso a un caudal de información ilimitado, imposible de gestionar por cualquiera de nosotros. Problema, por otra parte, inexistente antes de que la Sociedad Industrial en la que nacimos desembocara en la Sociedad de la Información que, probablemente, nos verá morir.

A dicha vertiente nos hemos ido acostumbrando paulatinamente: consciente o inconscientemente, somos conscientes del triple no (no podemos estar al día de todos los aspectos, de todos los temas, todo el tiempo) y esta consciencia nos aleja del delirio infoxicador de la Red. Pero a la vertiente cualitativa, no logramos hacernos. (más…)

Hoy recomendamos un libro: Lectura crítica de la evidencia clínica

122793527309525673_da8b1hqo_cUna fuente de información para promocionar el uso adecuado de los medicamentos que nos parece fascinante es PrescQIPP que en su página inicial se define como “an NHS programme that supports quality, optimised prescribing for patients. We produce evidence-based resources and tools for primary care commissioners, and provide a platform to share innovation across the NHS” y es, en definitiva, una eficiente iniciativa nacional con herramientas y recursos para mejorar la calidad de la prescripción y compartir las iniciativas innovadoras. Todo un sueño a este lado de la frontera, donde la factura farmacéutica no nos deja ver cómo el uso inapropiado de los medicamentos -más allá de la ineficiencia- etiqueta de enfermos a los sanos, añade tratamientos a quien no los necesita y produce un daño a muchos de los que esperaban un beneficio. Merma, en definitiva, la calidad asistencial y constituye, en no pocos casos, un problema de Salud Pública. Pues bien, otro enfoque es posible y en esta web tenemos sobrados ejemplos -como los de los tuits de más abajo- que así lo atestiguan a la hora de abordar este tipo de cuestiones.

https://twitter.com/rincondesisifo/status/663630091432427520

(más…)