Una carta, tres artículos y un Nobel

Tras esta semanita de asueto, volvemos con numerosas novedades. En primer lugar, destacamos la Carta al Director de Eduardo López-Briz y Vicente Ruiz-García en Medicina Clínica dando réplica a un artículo titulado Dolor irruptivo en cáncer cuya lectura nos dejó en su día cierto regusto a publirreportaje del fentanilo. Con un estilo impecable y elegante,  en un breve artículo titulado Fentanilo transmucoso oral y dolor irruptivo en cáncer Eduardo y Vicente ponen los puntos sobre las íes en relación a la evidencia existente en el tratamiento del dolor irruptivo, donde fentanilo no ha demostrado a día de hoy -que sepamos- su superioridad sobre la morfina ni en términos de seguridad, ni de eficacia.  Pero es muchísimo más caro. Entroncamos este asunto con la entrada de Vicente Baos en su blog sobre la triste realidad del uso que algunos clínicos dan a los parches de fentanilo, recomendando cortarlos, lo que altera gravemente la farmacocinética de liberación de un fármaco cuya sobredosis puede ser, no lo olvidemos, mortal. Item más sobre el fentanilo: ahora que tenemos formulaciones transmucosa orales, tabletas bucales, comprimidos sublinguales, dispositivos intranasales transmucosa nasal y las que vengan, hay que recordar que presentan graves problemas de intercambiabilidad, como ya comentamos en un post anterior, lo que es un problema añadido a su uso rutinario en atención primaria, medio en el que consideramos que la morfina oral sigue siendo el fármaco de referencia.

En relación a nuestras últimas entradas, dos apuntes: en primer lugar, el blog de El Comprimido ha publicado una entrada titulada Formas “duo”, genéricos y otras hierbas en el tratamiento de la HBP en la que se hace un abordaje del tema desde una óptica distinta a la que utilizamos en su día -cosa muy de agradecer, por cierto- para llegar a las mismas conclusiones. Recomendamos su lectura.

En  segundo lugar, es importante tener a mano el estudio aparecido en la página web del British Medical Journal con el título Intrauterine exposure to carbamazepine and specific congenital malformations: systematic review and case-control study. Según este estudio, de mucho más calado que el que comentamos aquí en su día y al que entendemos que complementa, hay indicios sólidos de que la espina bífida es una malformación típicamente asociada al uso de carbamazepina durante el embarazo, aunque el riesgo es menor que el observado con valproato.

Penúltima lectura de hoy: como ya habréis leído -o al menos escuchado-, ha aparecido en The Lancet un estudio títulado Effect of daily aspirin on long-term risk of death due to cancer: analysis of individual  patient data from randomised trials cuya principal conclusión es que la administración diaria de ácido acetilsalicílico redujo las muertes atribuidas a varios de los cánceres más frecuentes durante y después de los ensayos clínicos incluidos en el análisis. El beneficio observado, se incrementó con la duración del tratamiento y fue consistente en las diferentes poblaciones incluidas en aquéllos. Según los autores, estos resultados tienen implicaciones en las guías de uso del AAS y en la comprensión de la carcinogénesis y su susceptibilidad a las intervenciones farmacoterapéuticas. Con estas conclusiones y aparatosos titulares en la prensa general del tipo de Una aspirina al día reduce la mortalidad por cáncer cabría esperar que alguien diera una orientación dirigida al público. En España no conocemos ninguna institución dedicada a este noble y necesario menester, al que se dedica NHS Choices en el Reino Unido. Ellos han publicado, dando una magistral réplica al estudio del Lancet, un clarificador artículo que, con el título Does aspirin cut cancer risk? concluye, tras un pormenorizado análisis de los antecedentes de este tema y del estudio que Overall, this study was well-conducted and its findings will probably be taken into account with other evidence during the next review of the clinical guidance for cancer prevention. On its own, however, the study does not present strong enough evidence for aspirin to be universally recommended. Como siempre, hay que tener en cuenta el balance entre los beneficios y los riesgos, por lo que administrar AAS para la prevención cardiovascular puede tener un efecto extra, que no podemos extrapolar, alegremente, a la población sana. Eso sin contar que la dosis recomendada es de 75 mg, no disponible en España.

Terminamos con la lectura más fácil y gratificante de las que os proponemos hoy: es el discurso de Mario Vargas Llosa con motivo de la concesión este año del Premio Nobel de Literatura. Diecinueve páginas que el Maestro de Arequipa concluye afirmando que tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar a la carcoma del tiempo y de convertir lo imposible en posible. Sobran más comentarios.

Anuncios

4 comments

  1. Gracias por la mención de la carta. Recientemente hemos revisado el tema de fentanilo. Hay que recordar que es dificil titularlo y hay una gran variabilidad con respecto a las equivalencias. La mulinacional que lo comercializa da un rango de bioequivalencia para 25 microgramos de fentanilo que va desde 60 hasta 134 mg de morfina. Por poner una cifra orientativa se ha acordado la media de 90 mg de morfina pero esto no es asi en muchos enfermos. En cualquier caso la multinacional advierte de la posibilidad de intoxicación si se vuelve de fentanilo a morfina con las dosis propuestas por ella misma, asi que probablemente las dosis equianalgesicas sean menores. Su uso debiera restringirse a los enfermos que precisan mas de 60 mg de morfina al dia y probablemente se han usado como opiode de entrada en una gran cantidad de enfermos. Hay que recordar que los parches llevan metal y pueden producir quemaduras si los enfermos se someten a una resonancia asi como que el uso del calor puede producir liberación acelerada y muerte en enfermos, por lo que se desaconseja los calefactores, saunas, baños de sol, ejercicio etc y precisarian ajuste si hay fiebre. También que existen casos de muerte en cuidadores en USA que han manipulado los parches por lo que se aconseja usar guantes a la hora de poner los parches y eliminarlos en un punto seguro de farmacia. No está mal recordar, que fentanilo es caro y no es la primera elección en los enfermos que pueden usar la via oral que sigue siendo la morfina.

    Saludos

    Viente Ruiz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s