(NPC) Disponible el número de agosto del boletín MeReC Extra

MeReC

La página web del National Prescribing Centre es un referente mundial como think tank de la promoción del uso racional de los medicamentos. Uno de sus productos estrella, son los boletines MeReC (MeReC Bulletin, Extra y Monthly). El último publicado, del que queremos dejar hoy reseña, es el MeReC Monthly correspondiente al mes de agosto, que contiene tres artículos. El primero de ellos, titulado Interaction between clopidogrel and PPIs hace referencia a la interacción recientemente descrita entre los inhibidores de la bomba de protones y el clopidogrel, cuyo uso conjunto debe evitarse, como medida general. Las recomendaciones dada por la Medicines and Healthcare products Regulatory Agency al respecto son:

  • Revisar la necesidad de que los pacientes que toman clopidogrel tomen IBP, para evitar su uso conjunto.
  • Prescribir, cuando sea posible, los IBP únicamente en las indicaciones autorizadas.
  • Investigar si los pacientes que toman clopidogrel compran por su cuenta algún IBP como medicamento OTC

A estas tres recomendaciones, podríamos añadir una cuarta: investigar por qué el paciente toma clopidogrel ya que no es el antiagregante de elección y en el caso de la doble antiagregación AAS+clopidogrel, la asociación es por un tiempo limitado (habitualmente, no más de 12 meses).

El siguiente artículo, bajo el título Intensive glucose control in type 2 diabetes, comenta un meta-análisis publicado en The Lancet cuyos resultados sugieren que el control intensivo de la glucemia produce un pequeño beneficio en pacientes con DM2, en términos de reducción de las coronariopatías, pero no de los ACV o la mortalidad por cualquier causa (ver resultados en el propio boletín). Estos beneficios no son mayores que los conseguidos controlando la presión sanguínea o los niveles de colesterol, lo que reabre la vieja polémica del inadecuado enfoque glucocéntrico de la DM2 y pone el acento en un abordaje más amplio de esta enfermedad que incluya el control de  factores de riesgo cardiovascular como el tabaquismo, la obesidad, la HTA o la hipercolesterolemia. Y todo ello sin olvidar que la modificación de hábitos de vida (dieta, ejercicio) es la base del tratamiento de esta enfermedad.

El último artículo nos pone sobre aviso de que el National Institute for Health and Clinical Excellence ha actualizado su guía de práctica clínica sobre la DM2 añadiendo los últimos medicamentos comercializados (sitagliptina, vildagliptina, pioglitazona, rosiglitazona y exenatida) y revisando las estrategias de insulinización en estos pacientes. En cuanto a los valores objetivo de HbA1c a partir de los cuales se recomienda añadir un nuevo fármaco, se mantienen los de la guía previa: >6,5% u otro superior consensuado con el paciente, en personas que tomen un solo hipoglucemiante y >7,5% en aquéllos que tomen 2 ó más hipoglucemiantes o estén tratados con insulina.

Sin duda alguna, los distintos MeReC se han convertido en una fuente bibliográfica fundamental para nuestro trabajo. ¿Alguien da más en sólo 2 páginas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .