(Eur J Health Econ) Un estudio revela que las medidas antitabaco no perjudican a los hosteleros

Este fin de semana hemos aprovechado un par de ratos libres para reorganizar Google Reader, el lector de feeds de Google, ese que facilita la navegación por Internet, hasta que las chorrocientas entradas diarias hacen que dé miedo abrirlo. Pues bien, después de un ratito de limpieza y orden, luce como nunca. Y como las fuentes se importan y exportan, quien quiera bichear las que utilizamos a diario, sólo tiene que pedirnos el ficherito. Lo compartimos encantados y sin gastos de envío. Así podréis ver que uno de los blogs cajón de/sastre que nos gustan, más allá de la Medicina y sus arrabales, es Pensamiento Imaginactivo, en el que hemos leído una entrada titulada ¿Qué le está haciendo Internet a tu cerebro? porque marca, medio en broma medio en serio, los límites de nuestra difícil convivencia con la Red de redes. Ahora que ésta viaja en nuestros bolsillos, gracias a los smartphones y que la separación entre estar en Internet o fuera de Internet, es cada vez más difusa, no está de más su lectura.

Hablando de teléfonos inteligentes, hay una aplicación -gratuita- en Android Market que es una maravilla. Se llama RunKeeper y es el empujoncito que, a lo mejor, te faltaba para comenzar a cumplir tu buen propósito de hacer deporte este año. Bichéala y verás las enormes posibilidades 2.0 de la Red, más allá de las profesionales. Cómo no, nos enteramos de su existencia en Twitter. Y cómo no, gracias @edans que por algo tiene más de 120.000 seguidores en una red social que se ha convertido en el sinvivir de algunos.

Como sabéis, participamos activamente en la campaña Mi vida sin ti cuyo leit motiv es informar, apoyar y facilitar la decisión de dejar (o no) de fumar aquellas personas que este año, al hilo de los cambios legislativos, decidan intentarlo. En relación a este asunto, recomendamos capturar esta entrada en el blog de El Comprimido y el artículo que hoy nos ocupa, que versa de las lamentaciones de los hosteleros sobre las grandes pérdidas económicas que la ya famosa Ley 42/2010 va a provocar en sus negocios. ¿Temores fundados? ¿hábil estratagema en un país en el cual, quien no llora, no mama? Con el título Do smoke-free laws affect revenues in pubs and restaurants? y publicado en The European Journal of Health Economics su lectura ofrece respuestas interesantes. Luego, saca tus propias conclusiones…

Método: la hipótesis de trabajo del estudio fue que la ley antitabaco tendría un mayor impacto económico en Noruega, por su idiosincrasia, en comparación con la ausencia de efecto registrada en la literatura científica sobre este tema. Para evaluar dicho impacto, se modelaron las tendencias de los ingresos de restaurantes (1.992-2.007) y bares (2.002-2.007) utilizando un modelo autorregresivo integrado de medias móviles (ARIMA) en el que se incluyó la temperatura como variable, mediante las observaciones bimestrales de dichos ingresos, entre las fechas señaladas. Estos datos se obtuvieron en Statistics Norway, que los calcula en función de la información fiscal existente y los de temperaturas, en el Norwegian Meteorological Institute.

Resultados: la figura 1 muestra los ingresos antes y después de la entrada en vigor de la ley antitabaco a principios de 2.004. En ella podemos observar que los ingresos ajustados de los restaurantes en 2.005 fue un 2,5% superior que en 2.003, mientras que el porcentaje de consumiciones por persona cayó desde el 1,65 al 1,57%. El patrón seguido por bares y pubs fue el mismo. Así, en 2.005, los ingresos en los pubs se incrementó en un 1,2%. Dicha figura también revela un componente estacional muy importante en los ingresos de estos negocios.

Conclusiones de los autores: nuestros resultados indican que la legislación antitabaco no afecta directamente los ingresos de los restaurantes o como parte del consumo privado, incluso en un país con un clima tan crudo. Existe alguna evidencia de un pequeño efecto a corto plazo sobre los ingresos de los pubs y ninguna sobre un impacto a largo plazo sobre estos parámetros.

Fuente de financiación: no consta.

Comentario: en el post que la blogosfera sanitaria publicó al alimón el pasado día 10, podíamos leer que dejar de fumar es una de las intervenciones de más impacto en la salud de una persona y supera con mucho otras intervenciones del sistema sanitario. A esto, añadimos que va al core de la cuestión: prevención y modificación de hábitos de vida, son el binomio estrella de una atención primaria que, ahora más que nunca, quiere recuperar sus señas de identidad. En relación al estudio de hoy, no podemos obviar que, al margen de los aspectos sanitarios, la ley antitabaco recientemente estrenada es polémica porque toca los bolsillos de muchos: los que cultivan, manufacturan o venden tabaco, los que fabrican y venden máquinas expendedoras, los distribuidores y, como no, los del propio Estado. ¿Y qué hay de los hosteleros? Los datos aportados por estos investigadores noruegos son claros, sólidos y mantenidos en el tiempo: la ley antitabaco no ha perjudicado (ni beneficiado) a restaurantes, bares o pubs. Y eso, no lo olvidemos, en Noruega, cuyo clima no anima, precisamente, a echarse un pitillo en la puerta. Parece por tanto, que los temores expresados por algunos, son infundados. No en vano, no hemos dejado de montar en avión, en autobús o en tren. Ni hemos dejado de ir al cine, a los centros comerciales o al médico. Posiblemente los hosteleros que apoyan la Ley son legión. Saben que  si alguien sale beneficiado por la norma son aquéllos que pasan su jornada laboral detrás de una barra, tragándose los malos humos ajenos. Pero esto no es noticia. Tampoco verás en un telediario nada relacionado con las iniciativas de la efervescente blogosfera española. Claro que a estas alturas, con el Reader reluciente ¿quién necesita ver un telediario?

Anuncios

8 comments

  1. Y eso que echarse un pitillo en Noruega a la puerta del bar debe de ser más complicado que en Almería, por ejemplo…. ;)
    Muy buena referencia. Indica que con la prohibición de fumar en sitios públicos gana la salud de todos y no pierde dinero nadie (salvo tabacaleras, estancos y el fisco, que tampoco…).
    Saludos

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, Cecilia. Pues sí, más que nada indica que, en otros países, en los que una legislación similar a la nuestra lleva aplicándose casi 7 años y donde las condiciones climatológicas ayudan bien poco (frío, horas solares…) el impacto a largo plazo sobre bares, restaurantes y pubs ha sido nulo. El miedo es libre, pero los datos de este estudio hablan por sí solos…
      Un saludo.
      CARLOS

      Me gusta

  2. Carlos, como siempre, tu post de hoy me ha gustado mucho.
    Pero, me aprovecho de tu ofrecimiento y a mi si me interesa el “ficherito” del G reader al que haces alusión
    Saludos. María José.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s