El ominoso caso del ranelato de estroncio

BrainFull.gifPor la puerta de atrás y sin hacer ruido, el ranelato de estroncio abandona  el mercado farmacéutico. Uno de los muchos tratamientos disponibles para la prevención de fracturas, que debió ser retirado en su día por razones de seguridad y que, tres años y medio después de que una nota informativa de la AEMPS lo convirtiera en un fármaco zombi continúa prescribiéndose.

Una prueba palpable de que hay información que no llega a la trinchera. Y que hay unos pocos atrincherados a los que determinada información les resbala. Aunque las pruebas sean, como es el el caso, irrefutables y se dirijan a la línea de flotación de la seguridad de un medicamento perfectamente prescindible.

Según informa Servier, esta decisión estratégica obedece a razones comerciales y dejará de distribuirlo el próximo 31 de agosto. Mientras, las autoridades sanitarias han demostrado, una vez más, que hay decisiones que parecen quemarles en las manos. Otra oportunidad perdida de tomar una medida ejemplarizante que ha dado pie a que sea el aburrimiento del laboratorio el que acabe con este ominoso capítulo de la prevención farmacológica de las fracturas por fragilidad. Un capítulo que nos ha recordado la célebre frase de Oscar Wilde: El deber es lo que esperamos que hagan los demás. Será por eso que, otra vez, nos hemos quedando esperando…

 

6 comments

  1. Tampoco llega a “la trinchera” la no indicación del Idaptan (Trimetazidina) para el uso en vértigos y acúfenos (esta semana me ha ocurrido en 2 ocasiones con la prescripción de otros médicos).

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Y la AEMPS? ¿Y el Ministerio?

      Con un dictamen del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) -que recomienda literalmente suspender la autorización de comercialización por su “limitada eficacia” y problemas graves de seguridad- en lo alto de la mesa desde enero de 2014, ha dado pie, 3 años y medio después, a que sea el laboratorio el que lo retire por “motivos comerciales”. O sea, porque no venden un pimiento.

      ¿No es penoso?

      CARLOS

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s