Calidad asistencial

Hoy recomendamos un libro: Lectura crítica de la evidencia clínica

122793527309525673_da8b1hqo_cUna fuente de información para promocionar el uso adecuado de los medicamentos que nos parece fascinante es PrescQIPP que en su página inicial se define como “an NHS programme that supports quality, optimised prescribing for patients. We produce evidence-based resources and tools for primary care commissioners, and provide a platform to share innovation across the NHS” y es, en definitiva, una eficiente iniciativa nacional con herramientas y recursos para mejorar la calidad de la prescripción y compartir las iniciativas innovadoras. Todo un sueño a este lado de la frontera, donde la factura farmacéutica no nos deja ver cómo el uso inapropiado de los medicamentos -más allá de la ineficiencia- etiqueta de enfermos a los sanos, añade tratamientos a quien no los necesita y produce un daño a muchos de los que esperaban un beneficio. Merma, en definitiva, la calidad asistencial y constituye, en no pocos casos, un problema de Salud Pública. Pues bien, otro enfoque es posible y en esta web tenemos sobrados ejemplos -como los de los tuits de más abajo- que así lo atestiguan a la hora de abordar este tipo de cuestiones.

https://twitter.com/rincondesisifo/status/663630091432427520

(más…)

La industria farmacéutica está más cerca de lo que piensas

pacto-con-el-diablo (1)En pleno período prevacacional hoy hemos leído 2 artículos que nos han inquietado especialmente, porque hablan de la versión maligna de una industria farmacéutica que, como la carcoma, digiere los pilares de los sistemas sanitarios públicos. En este caso, del británico, aunque no creemos que en España la situación sea muy diferente.

El primero de ellos ha aparecido en The Guardian que, con el elocuente título de NHS bosses paid by drug firms comienza afirmando que el personal del NHS que decide qué fármacos van a ser utilizados por los médicos de familia y en los hospitales están cobrando dinero como consultores de los laboratorios farmacéuticos con el objetivo de que el sistema sanitario los cambie a los que ellos comercializan. La trama, una auténtica oda a la laxitud moral que nos invade, afecta al equivalente de nuestras comisiones de farmacia y actuaría, según el tabloide británico de la siguiente forma:

Captura

Todo esto se conoce días después de que supiéramos que el año pasado la industria farmacéutica pagó 59 millones de euros a los profesionales sanitarios en el Reino Unido. En nuestro país, de momento, no hay cifras al respecto, a pesar del empacho de transparencia de los últimos años. (más…)