(JAMA) Efecto de la linagliptina sobre variables cardiovasculares en pacientes de alto riesgo con DM2. Estudio CARMELINA

IMG-0663Tras el estudio DECLARE al que dedicamos el post de la semana pasada, queremos dedicarle unas líneas al CARMELINA, recientemente publicado en el JAMA y que ha tenido como objetivo evaluar la seguridad cardiovascular y el impacto en los resultados renales de la linagliptina en pacientes con DM2 de alto riesgo cardiorrenal. Intentamos así expiar nuestras culpas al dejar pasar los estudios SAVOR TIMI 53, TECOS y EXAMINE que hicieron lo propio con saxaglitpina, sitagliptina y alogliptina -respectivamente- siguiendo los dictámenes de la FDA.

Por cierto, si te interesan las gliptinas no está de más tener a mano este interesante análisis del SAVOR, este otro del TECOS y este otro más de todos los estudios anteriores en el que, como es lógico, falta el CARMELINA que hoy vamos a dedicar unas líneas…

Metodología Ensayo clínico de no inferioridad aleatorizado (se describe el método de aleatorización) y doble ciego (no se describe el método de aleatorización). La intervención consistió en añadir al tratamiento habitual linagliptina por vía oral (5 mg/día) o un placebo. Para n=6.979, los criterios de inclusión más relevantes fueron: adultos; DM2; HbA1c entre 6,5-10,0% (ambos inclusive) y riesgo cardiovascular y renal elevados (se definen). Se excluyeron los pacientes con DM1; tratamiento previo con aGLP1, iSGLT2 u otro iDPP4; enfermedad renal terminal (FG <15 ml/min/1,73 m2); SCA, IAM o AIT recientes; enfermedad hepática activa o insuficiencia hepática. La variable de resultado principal del estudio fue el tiempo hasta el primer evento incluido en una variable combinada (muerte de origen cardiovascular e IAM o ACV no mortales; MACE). Mediana de seguimiento de 2,2 años. Más información en el material complementario (12; 3 y 4)

Resultados A continuación se exponen los resultados de las variables principal y secundarias. Los resultados completos se recogen en la tabla 2 del original. Como puede verse, la linagliptina alcanza su objetivo de demostrar no inferioridad vs placebo (HR:1,02; IC95% 0,89 a 1,17; p <0,001 para no inferioridad; p=0,74 para superioridad). La linagliptina no obtiene resultados estadísticamente significativos en variables como mortalidad por cualquier causa (HR:0,98; IC95% 0,84 a 1,13) muerte de origen cardiovascular (HR: 0,96; IC95% 0,81 a 1,14) ni en ninguna de las variables exploratorias evaluadas en las que, por cierto, las tendencias no siempre son favorables al fármaco activo.

Captura

Los resultados en seguridad más destacables, sobre lo que ya se sabía de este medicamento, (tabla 3) indican un mayor riesgo con la linagliptina de sufrir una pancreatitis aguda (si bien el riesgo en términos absolutos es bajo) o un penfigoide.

Conclusión de los autores En pacientes adultos con DM2 y alto riesgo cardiovascular y renal, añadir linagliptina al tratamiento habitual resultó no inferior a un placebo en la reducción del riesgo de sufrir un evento de una variable combinada, tras una mediana de seguimiento de 2,2 años.

Fuente de financiación: Boehringer Ingelheim y Eli Lilly.

Comentario Hace más de 6 años dedicamos un post a una recién llegada linagliptina de la que destacamos que es una gliptina más, cuyas ventajas competitivas se centran en la administración única diaria y la no necesidad de ajuste de dosis en caso de insuficiencia renal grave, con un expediente científico -apuntalado sobre variables subrogadas– que solo ha demostrado que es un antihiperglucemiante de eficacia limitada.

Con la publicación del CARMELINA, ahora, además, sabemos que la linagliptina no es inferior a un placebo en las 3 variables cardiovasculares incluidas en el habitual MACE. Es decir, es seguro desde el punto de vista cardiovascular y, en general, es un fármaco que ha demostrado ser -hasta donde atisba la evidencia- bastante seguro, con alguna que otra mácula de sobra conocida. El problema de la linagliptina -y de las gliptinas en general- es que cada nuevo estudio que aparece insiste en su futilidad terapéutica en el abordaje de la DM2, patología cuyo objetivo no es -como sabes de sobra- el control glucémico, sino la prevención de la morbimortalidad asociada, terreno éste en que está -como el resto de los iDPP4- inédita.

Y es que el CARMELINA -como tantos estudios- es hijo de una visión extremadamente glucocentrista de dicha patología y víctima de los resultados de estudios como el EMPA-REG o el LEADER que han puesto el foco -aunque sea de rondón- en un abordaje holístico de la misma. En este contexto -y tirando por elevación- los iDPP4 no dejan pasar ocasión para certificar que su potencial terapéutico real se acerca más al de la acarbosa que el de la gliclazida, quedando cada vez más rezagados en la encarnizada batalla por la segunda línea de tratamiento de la DM2.

Cuando una batalla está perdida, sólo los que han huido pueden combatir en otra, dicen que dijo Demóstenes. Claro que a él todo este lío de la DM2, le quedaba muy lejos…

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.