(Cochrane) Los ácidos grasos omega 3 no previenen la morbimortalidad cardiovascular

Dieta-para-el-colesterol.jpgLos ésteres etílicos de ácidos grasos ω3 están comercializados en España como medicamento cuyas indicaciones autorizadas son el tratamiento adyuvante en la prevención 2ª tras un IAM, asociado al tratamiento habitual y la hipertrigliceridemia endógena, como suplemento a la dieta, cuando las medidas dietéticas por sí solas son insuficientes para generar una respuesta adecuada. No obstante, este fármaco sólo se financia actualmente para tratar la hipertrigliceridemia grave (TG ≥500 mg/dl) en pacientes en los que los fibratos están contraindicados.

Además de lo anterior, los ácidos grasos ω3 son suplementos dietéticos o forman parte de algunos alimentos funcionales. Esos que llenan las estanterías de los establecimientos del ramo y las de la sección bio, eco, diet… de tu tienda de alimentación de confianza y cuyas ventas han crecido como la espuma auspiciados por una publicidad agresiva y la atribución (incluso por reputadas instituciones) de numerosos beneficios para la salud.

En este blog nos hemos referido específicamente a ellos en 2 ocasiones: la primera coincidiendo con la publicación de un interesante ensayo clínico en el NEJM y la segunda, hace unos meses, con ocasión de la aparición en el JAMA de un meta-análisis cuyas conclusiones hicieron tambalearse seriamente, por primera vez, los cimientos de uno de los alumnos aventajados del negociado de suplementos nutricionales.

Como este tipo de desgracias no suelen venir solas, el mes pasado la colaboración Cochrane publicó una nueva revisión de 79 ensayos clínicos aleatorizados (n=112.059) para determinar el efecto de una ingesta aumentada de ácidos grasos ω3 (vs una ingesta inferior o la no ingesta) sobre la enfermedad cardiovascular cuyas conclusiones te dejo a continuación en este cortaypega:

Captura.PNG

El annus horribilis de estos productos ha tenido su último episodio en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, sitio elegido para hacer públicos los resultados del estudio ASCEND (n=15.480) que ha tenido como objetivo evaluar frente a un placebo, la seguridad y eficacia del suplemento diario con ácidos grasos ω3 en pacientes diabéticos sin enfermedad cardiovascular establecida. El estudio, financiado por la Universidad de Oxford y la British Heart Foundation ha cosechado un nuevo fracaso para los intereses de estos suplementos y acaba con una demoledora frase: These findings, together with results of earlier randomized trials involving patients with and those without diabetes, do not support the current recommendations for routine dietary supplementation with n−3 fatty acids to prevent vascular events.

Colofón A día de hoy tenemos una sólida evidencia, proveniente de ensayos clínicos aleatorizados, de que los suplementos con ácidos grasos ω3 no son eficaces en la prevención de la enfermedad cardiovascular. Además, parece poco probable que nuevos estudios modifiquen esta conclusión.

La revisión de la Cochrane comentada ha encontrado voces críticas que ponen en tela de juicio los criterios de inclusión de los autores y reclaman tener en cuenta toda la evidencia lo que, más allá de los ensayos clínicos aleatorizados, supone incluir en el análisis los estudios observacionales y los realizados con animales.

Batallitas evidenciales aparte, los resultados de los estudios reseñados dan en la línea de flotación del nutricionismo, palabro que oímos por primera vez a Aitor Sánchez, cuyo significado explica así de bien Juan Revenga en este artículo y que es la base ideológica de la venta de todo tipo de suplementos y comestibles ultraprocesados: calcio para los huesos, omegas para el corazón, glucosamina para las articulaciones, vitamina C para los resfriados, aminoácidos para los músculos… que conforman un suculento mercado y una corriente de opinión que ha salpicado incluso algunas políticas de salud pública.

Frente a un nutricionismo reduccionista e interesado, fomentemos mejores hábitos dietéticos como parte fundamental de unos hábitos de vida saludables. En este asunto, los profesionales sanitarios de atención primaria tenemos aún mucho recorrido y la infografía que ilustra la entrada de hoy, es un buen ejemplo…

 

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.