A propósito de la epidemia de gripe

carp-fishes-on-dried-ground.jpgUn año más los Reyes Magos nos han dejado la tradicional epidemia de gripe que amenaza con hacer saltar las costuras de nuestro sistema sanitario. Una epidemia tan previsible como prevenible que pone sobre la mesa la necesidad de evaluar la efectividad de la campaña de vacunación y responder a algunas preguntas. A botepronto, se nos ocurren éstas: ¿Qué cobertura vacunal se logra con dicha campaña? ¿sobran o faltan vacunas? ¿se logra una cobertura apropiada en los grupos de riesgo? ¿se hace una promoción suficiente de la campaña? ¿es coste-efectiva la vacunación de gripe? ¿es asumible hacerla con los medios actuales? ¿deberían reforzarse la plantilla para hacer un trabajo que es extraordinario? aunque estamos seguros que hay muchas más flotando en el aire y, pese a procurar estar al tanto de todo y de nada en las redes sociales, no hemos encontrado respuestas. Si tú las tienes, puedes darnos luz a través de los comentarios…

Tampoco hemos encontrado en los medios de comunicación quien se haga o responda a estas preguntas. Están ocupados enseñándonos hospitales colapsados, hablándonos de la necesidad de contar con dos hospitales completos o glosando el último récord de transplantes. Y todo ello es cierto. Pero también lo es que la atención primaria hace años que se ahoga en el lodo de la indiferencia: la de la población, que ve en ella un medio y no un fin en sí misma y no digamos, la de los responsables de este desaguisado, que observan los estertores del primer nivel asistencial sin pestañear.

Unos y otros parecen ignorar que es muy probable que cuando este muro de contención caiga, lo haga el resto del sistema sanitario público. Aunque, mal pensado, a lo peor se trata de eso. De nada sirve ver lo que está pasando en el Reino Unido y no digamos lo que está por venir en los Estados Unidos de Trump.

El colapso del sistema sanitario cada año, por las mismas causas y en las mismas fechas, pone en solfa la capacidad, no ya de los gestores o de las personas que nos representan, sino la nuestra propia, como profesionales y ciudadanos, para mantener uno de los pilares básicos de nuestra Sociedad. Pero no queremos repetir lo dicho, más y mejor, por Sergio Minué en su blog en la serie -de obligada lectura- denominada El desguace de la Atención Primaria cuyo colofón es la siguiente frase: Si existe alguna solución no va a llegar del cielo, sino que habrá que construirla y defenderla por los que aún creen que otra Atención primaria, la que de verdad es clave para un sistema sanitario, es posible.

Nosotros ya dijimos hace años que sí, que es posible, en un post en el que citábamos al propio Sergio y en el que criticábamos el progresivo abandono de la faceta más preventivista y salubrista de una atención primaria desdibujada y desenfocada que no genera titulares, no abre telediarios y, por supuesto, no da votos.

Hoy sabemos que faltan 365 días para el próximo colapso hospitalario: el que ocasionará la gripe de 2018. Para entonces, todos los profesionales de tu centro de de salud llevarán un año más ahogados en el lodo de la indiferencia. Lo dejamos aquí escrito, como un mensaje premonitorio, a sabiendas de lo poco que parece importar su contenido…

Anuncios

10 comments

  1. Triste pero cierto. Y puede leerse entre líneas que hay muchos profesionales sanitarios desaprovechados que podrían trabajar para que estas epidemias previsibles sean evitables en una gran parte.
    Hablo como farmacéutico comunitario y, por supuesto, a favor de la vacunación en las oficinas de farmacia. El problema es el de siempre: las CCAA no quieren pagar por los servicios y prefieren seguir exprimiendo hasta el límite a sus empleados.
    Mientras podemos ser “populistas” y hablar de lo que cuestan los rescates a la banca, las autopistas sin coches y los aeropuertos sin aviones.
    Gracias Carlos.

    Me gusta

  2. Como todos los años… y las mismas circunstancias:
    pico de infecciones respiratorias después de los días más fríos,
    descompensación de crónicos pero también aumento de demanda por procesos catarrales banales,
    baja eficacia de vacuna y campaña de vacunación,
    primera linea de atención 1ª sufre colapso inmediato, puesto que basalmente ya está muy cerca de él,
    por consiguiente, todos a Urgencias: la medicina en España para los pacientes y los mismos profesionales se identifica con el Hospital, en parte por la insuficiencia de la Atención 1ª
    y para acabar de rematarlo los centros ya están de por sí colapsados después de 2 semanas de vacaciones navideñas, con actividad disminuida, puesto que las vacaciones de los profesionales son a costa de sus compañeros y del trabajo acumulado a la vuelta; no hay sustitución que valga.
    La tormenta perfecta que se repite cada año por las mismas fechas,
    mientras podamos echarle la culpa al frío o a las vacunas
    y la sanidad sea dirigida con criterios politicos
    así será por muchos años

    Me gusta

  3. No olvidar la información y comunicación a la población. Tanto la gripe como los resfriados no deberían acudir a ningún centro sanitario ni lugar público en la mayoría de los casos. Tampoco para pedir la baja laboral. Lavarse más las manos y enseñar a toser y estornudar de forma adecuada (aislamiento de gotas y de contacto). Mejorar y aumentar la consulta sanitaria telefónica o telemática (evitar antibióticos, AINEs). Otro problema de difícil solución es el anciano pluripatológico. Por último, yo ahorraría dinero suspendiendo campañas de vacunación y tamiflús por su escasa eficacia.

    Me gusta

  4. Otra pregunta a responder sería la cobertura vacunacional de los propios profesionales sanitarios, como grupo de riesgo que somos y en muchas ocasiones consejos vendemos que nosotros no tenemos.

    Me gusta

  5. Todos los años lo mismo, consultas saturadas, urgencias desbordadas,hospitales llenos y voces que claman en las redes, en los pasillos, en el cafe… reconozcamos que somo dados a autoflagelarnos sobre nuestros problemas, pero el médico de primaria es poco reivindicativo, para los gestores, somos llorones, pero buenos chicos, porque a la hora de la verdad ponemos la ética sobre nuestro tiempo y seguimos trabajando, atendiendo al paciente…. y asi nos va, en nuestro cada día. ¿ Sabemos plantarnos?, estamos dispuestos a reivindicar y dignificar nuestro trabajo?, mi impresión de los muchos años que llevo en la primaria, es de que no, seguiréis siendo buenos chicos ( un día de estos me jubilo) y los sucesivos gestores seguirán atentos a los datos y estadísticas, porque señores, la atención primaria trabaja bien aun a costa del esfuerzo del profesional.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s