Mes: diciembre 2016

Feliz 2017

40190155

Voy a aprovechar que este año tampoco me ha tocado la lotería para desearte a ti y a los tuyos unas felices fiestas y un próspero 2017. Bueno, en realidad, no me ha tocado la Lotería Nacional. Pero 2016 ha estado trufado de otros premios.

Tal y como comentamos ahora hace un año, en el 21 Congreso de la SEFAP, celebrado el pasado mes de octubre, dimos rienda suelta al FAP21. De aquél fulgor quedan muchos y buenos recuerdos. Y la determinación de que la figura profesional del FAP debe decantarse hacia un perfil más clínico, al lado de sus compañeros naturales en la promoción de un uso adecuado de los medicamentos: los médicos de familia y las enfermeras y cerca, lo más cerca posible, de los pacientes. En Inglaterra, este mensaje ha calado hasta el tuétano del NHS.

Durante los años de plomo, el FAP se volcó en las labores logísticas relacionadas con todo lo que tiene que ver con los medicamentos y a la gestión de todo lo relacionado con el gasto farmacéutico. Nada que objetar. Nos contrataron fundamentalmente para esto por lo que en el documento enlazado no encontrarás palabras como paciente, seguridad, evidencia, conciliación, revisión, prevención…

Como muchos me habréis oído repetir, la promoción del uso racional de los medicamentos ha sido siempre rehén del gasto farmacéutico. De hecho, la promoción ha sido instrumentalizada en numerosas ocasiones para convertirla en un triste arma de contención masiva. Todos tenemos a mano ejemplos que nada tienen que ver con pacientes, seguridad, evidencia, conciliación, revisión ni prevención.

Como decía al principio, estos días son días para recoger el sedal y ver qué hay en el anzuelo. A veces, una pieza inesperada. Otras veces, nada. También son días para expresar nuestros deseos. Y mi deseo, a nivel profesional, es que los servicios de salud alcancen la madurez necesaria para prevenir y abordar los problemas que generan los medicamentos desde la óptica de los pacientes, contando con la inexcusable participación de quienes los prescriben a diario. Ellos son los protagonistas y sólo el trabajo de equipo logrará resultados más allá del negro o el rojo de los indicadores de gestión. Necesitamos mejorar los resultados en salud. Oír como Sociedad, las alarmas que resuenan en otros lares y actuar en consecuencia.

Los deseos personales quedarán, una vez más,  en la punta de mis dedos. No en vano, este año (tampoco) me ha tocado la Lotería Nacional. Pero 2016 ha estado trufado de otros (muchos) premios. Gracias, un año más, por estar al otro lado de la pantalla. Que pases unas felices fiestas…

(EvidenceLive) 20 razones que subyacen a la necesidad de mejores evidencias para una mejor atención médica

cu91coiweaqtwlkHace unos meses recopilamos en un post algunas publicaciones de interés en diabetes. Una de ellas era un estudio observacional cuyos resultados parecían alejar el fantasma del incremento del riesgo de cáncer de vejiga asociado al consumo de pioglitazona, pero una nota de la FDA ha venido a echar un jarro de agua helada a los que auguraban una próxima rehabilitación de la tiazolidindiona, dejando las cosas como estaban y confirmando, tras revisar las últimas evidencias publicadas, dicha asociación.

Otras reseñas rápidas de lo publicado en los últimos días nos habla de la falta de indicación sistemática de estatinas y fibratos en la prevención 1ª cardiovascular en personas mayores de 75 años, que un tercio de los pacientes tratados con opiáceos durante más de 2 meses se queda enganchado al tratamiento analgésico, que 1 de cada 6 norteamericanos toma psicofármacos, que los antipsicóticos no parecen ser eficaces en el control de los síntomas de delirio en pacientes en cuidados paliativos o que hay unas recomendaciones de no hacer en relación a los tratamientos farmacológicos que no siempre tenemos en cuenta.

Algunos nos avisan de que la esperanza de vida ha comenzado a disminuir, otros barren para casa intentando buscar una explicación, aunque no van nada desencaminados y los más, nos preguntamos hasta qué punto la medicalización innecesaria está contribuyendo a este fenómeno.

Sea como fuere y siendo -que lo son- merecedores de un post cada uno de los artículos reseñados más arriba, hoy vamos a dedicar esta entrada a la corrupción de las evidencias. Es un tema al que nos hemos referido con anterioridad en este blog de forma directa o quizás, menos sutil y por su importancia hemos pensado que es de gran interés para los profesionales sanitarios de nuevo cuño, los que aún están estudiando y, cómo no, para los grandes saurios en cuyos ojos se lee el escepticismo hacia todo lo relacionado con la medicina basada en pruebas.

Así que, sin más dilación, en la web de Evidence Live -ese acontecimiento planetario a cuyo contenido accedemos cada año subidos a la farola de Internet- se han recopilado las 20 razones por las que necesitamos mejores evidencias. Pasa y lee con atención, porque son éstas y te afectan a ti y a tus pacientes… (más…)

(NEJM) Seguridad cardiovascular de celecoxib vs naproxeno o ibuprofeno. Estudio PRECISION

alice_in_wonderland09En relación a nuestro anterior post, el BMJ ha publicado una revisión sistemática y meta-análisis de estudios observacionales que confirma que la prediabetes (entendida como tolerancia alterada a la glucosa o glucemia basal alterada) se asocia a un incremento del riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad por cualquier causa. El incremento del riesgo se observa en personas con una glucemia basal a partir de 100 mg/dl, mientras que una HbA1c de entre 5,7-6,5%  o 6,0-6,5% se asocia a un incremento del riesgo de una variable combinada de enfermedad cardiovascular y coronariopatía. Por último, el estudio concluye que -como apuntamos nosotros- la modificación de hábitos de vida es el principal tratamiento de la prediabetes, por lo que se debe evitar la medicalización precoz del paciente quien, de todas todas, deberá afanarse en cambiar un modo de vida que, de forma invariable, le está enfermando.

También queremos hacer referencia a un editorial de la misma revista en el que la autora, Catherine M Otto repasa las similitudes y diferencias de las recomendaciones de las principales guías de práctica clínica de prevención primaria del riesgo cardiovascular con estatinas , para concluir que no debemos perder de vista que estos fármacos no son la única forma que tenemos de disminuir el riesgo cardiovascular y que, en ningún caso, sustituyen al abandono del tabaco, tratar la HTA, mantener un peso apropiado, tener una dieta saludable o hacer ejercicio con regularidad.

Cambiando radicalmente de tercio, hoy nos vamos a centrar en un estudio publicado en el NEJM que ha tenido como objetivo evaluar la seguridad cardiovascular, gastrointestinal, renal y otras variables de celecoxib en comparación con naproxeno e ibuprofeno y del que algunos medios han sacado ruidosas derivadas. Comenzamos… (más…)