Día: 28 diciembre 2015

Cifras objetivo en HTA: la parte y el todo

shocking-effects-of-deforestation-exposed-in-ads-80370Son varias las ocasiones, en que nos hemos referido en Sala de lectura a la batalla de la hipertensión arterial que, periódicamente, al son de un nuevo estudio o nueva guía, modifica, o intenta modificar, las cifras objetivo de presión arterial en tales o cuales pacientes. Así, en 2013 difundimos la rocambolesca historia de dichas cifras a la sombra de una magnífica publicación del JAMA Intern Med. Ese mismo año se publicó la 8ª edición de las guías del Joint National Committee de las que, con sorna y alivio, destacamos que, por fin, se basaban en la evidencia. Y a su contenido le dedicamos un post. Más recientemente, hace ahora un año, publicamos una nueva entrada en la que nos centrábamos en la idoneidad del tratamiento farmacológico en la HTA de grado 1 a cuenta de un meta-análisis aparecido en Ann Intern Med cuyos resultados intentamos contextualizar.

En torno a las cifras objetivo giran aspectos clave como el sobrediagnóstico y la medicalización innecesaria, por un lado, y el legítimo deseo de conocer qué valores de presión arterial son los más recomendables para prevenir las complicaciones asociadas a este factor de riesgo cardiovascular. Todo ello, intentando no caer en una perspectiva medicalizadora (no todo el tratamiento es farmacológico) ni hipertensiocéntrica, pues el paciente y su riesgo cardivascular, van mucho más allá de los valores de sistólicas y diastólicas.

En este contexto, este año se ha publicado el estudio SPRINT, promovido por los National Institutes of Health norteamericanos que tuvo como objetivo contrastar la hipótesis de que unos objetivos de PA inferiores (p.ej. PS <120 mmHg) reducirían los eventos más que las cifras objetivo actualmente establecidas, en pacientes de alto riesgo cardiovascular no diabéticos. Como sabes, los autores concluyeron que en estos pacientes una PS objetivo <120 mm Hg, comparada con una PS objetivo <140 mm Hg disminuía las tasas de eventos cardivasculares mortales y no mortales, así como la mortalidad por cualquier causa, aunque al precio de tasas significativamente mayores de algunas reacciones adversas. (más…)