Día: 4 marzo 2015

(RDTC) Lugar en la terapéutica de tiotropio en asma

hill
Los últimos días nos han traído 3 perlas que no queremos que pasen desapercibidas. En primer lugar, hemos leído un estudio observacional que concluye que en los pacientes postinfartados con terapia antitrombótica (anticoagulante y/o antiagregante) el uso de AINE -incluso si el tratamiento es corto- se asocia con un importante incremento del riesgo de hemorragias y eventos trombóticos. Por tanto, debemos extremar las precauciones a la hora de usar este tipo de medicamentos en esas circunstancias y, si es posible, evitarlos.

El segundo artículo del que queremos dejar rastro, también tiene un diseño observacional y clava sus cimientos en el papel pronóstico de la HTA y los tratamientos antihipetensivos agresivos en la demencia. Así, su objetivo fue investigar si la toma de la presión arterial en la consulta, de forma ambulatoria o el uso de antihipertensivos predicen la progresión del declive de las funciones cognitivas en pacientes con demencia y deterioro cognitivo. Su interesante conclusión es que una presión sistólica diurna baja se asocia, de forma independiente,  con una mayor progresión de dicho declive en los pacientes ancianos tratados con antihipertensivos. O dicho de otra forma: una bajada excesiva de la presión sistólica diurna (entre 130-145 mm Hg parecen, en este sentido, objetivos adecuados) puede perjudicar a los pacientes ancianos con deterioro cognitivo, por lo que la monitorización ambulatoria puede ser útil para evitar un sobretratamiento antihipertensivo en esta población.

El tercer artículo, es una reseña de un estudio auspiciado por los Centers for Disease Control and Prevention publicado el año pasado y que investigó de forma prospectiva las tendencias temporales del consumo de azúcar añadido en la dieta, como porcentaje de las calorías diarias en Estados Unidos y su asociación de éste con la mortalidad cardiovascular, para concluir que la mayoría de los adultos norteamericanos consumen más azúcar añadido del que se recomienda en una dieta sana (<25% de las calorías totales, según el IOM y <10% según la OMS) observándose una asociación importante entre dicho consumo y un incremento de la mortalidad de origen cardiovascular. Según los autores del comentario, este estudio no respalda la implementación de medidas para limitar la ingesta de azúcar, por lo que continúa viva la agria polémica sobre cómo definir una ingesta excesiva de azúcar y si la evidencia actual, además de una asociación clara, está en condiciones de demostrar causalidad entre ésta y los factores de riesgo o la muerte de origen cardiovascular. Para muestra de la batalla entablada contra la industria alimentaria (y, de rebote, la farmacéutica) creemos que este botón es más que suficiente.

 Cambiamos radicalmente de tercio para abordar la cuestión de hoy: el lugar actual de tiotropio en la terapéutica del asma en adultos. Como muchos sabéis, el Regional Drug and Therapeutics Centre -una de nuestras fuentes de cabecera- ha publicado una revisión al respecto que es hoy protagonista -por méritos propios- en Sala de lectura. Dice así…

(más…)