Día: 17 febrero 2015

(JACC) Correr de forma moderada se asocia con una disminución de la mortalidad

creatine-for-runningEn Sala de lectura creemos que para prevenir la enfermedad no hay nada mejor que tener unos hábitos de vida saludables. Responsables, dicen otros. Y huir de toda la mercadotecnia preventivista que pretende encasillarnos como pre-enfermos, lo que justificaría, en aras de nuestra salud, que nos mediquemos estando sanos. En relación a la medicalización por si acaso, ya vimos en este blog -para pasmo de algunos- que actualmente no se recomienda tomar ácido acetilsalicílico en prevención primaria cardiovascular. También hemos leído en el BMJ que, a tenor de la evidencia que avala la eficacia de los suplementos de vitamina D y calcio en personas sanas, deberíamos de pensárnoslo dos veces antes de precribirlos.

Hay más ejemplos, pero hoy queremos irnos al otro extremo de la cuerda: aquéllos que hacen de la vida sana su religión y así, han decidido emular a Forrest Gump o Murakami a la hora de ponerse a correr. Correr es de cobardes, dice el viejo chiste. No nos atrevemos a tanto, pero a lo mejor convendría ser más prudentes. ¿Es realmente bueno correr? ¿Tiradas cortas o largas? ¿A qué ritmo? ¿Cuántas veces a la semana?

En este contexto, se ha publicado en el Journal of the American College of Cardiology un estudio observacional que ha tenido como objetivo investigar la asociación entre correr y la mortalidad por cualquier causa a largo plazo, centrándose específicamente en los efectos del ritmo, cantidad y frecuencia de la carrera. Nos preparamos para diseccionar este interesante estudio cuyas conclusiones son, ya te lo adelantamos, para salir corriendo

(más…)