Día: 17 octubre 2012

Prescripción prudente: una necesidad (y II)

Dejamos ahora los principios relacionados con la selección de medicamentos y nos centramos a continuación en aquéllos relacionados con el uso prudente de los mismos. Entramos pues, en la consulta, estamos con el paciente y éstas son las propuestas que Schiff y cols. nos hacen:

El principio número 8 recomienda comenzar los tratamientos, siempre que sea posible, con un solo fármaco, con el objetivo de poder comprobar el grado de cumplimiento del objetivo terapéutico y, sobre todo, controlar las reacciones adversas a los mismos. La atribución de reacciones adversas a los medicamentos es complicada, ya que los efectos adversos más frecuentes son de poca gravedad y muy inespecíficos. Su control y corrección puede volverse prácticamente imposible si comenzamos el tratamiento con varios medicamentos, práctica que intentaremos limitar en la medida de lo posible para evitar la polimedicación innecesaria. En atención primaria, usualmente se atienden procesos crónicos (artrosis, hipertensión, diabetes…) en los que podemos permitirnos el lujo de esperar y ver hasta ajustar el tratamiento a las necesidades del paciente individual. Es el traje farmacoterapéutico a medida, propio de la atención longitudinal que se presta en atención primaria frente al prêt-à-porter, característico de la atención transversal de la atención hospitalaria. (más…)

Prescripción prudente: una necesidad

El próximo 12 de diciembre se cumple un año desde que Rafa Bravo, Cecilia Calvo, Enrique Gavilán, Asun Rosado y yo mismo lanzamos la Iniciativa por una Prescripción Prudente. En los más de 10 meses  transcurridos, nuestra propuesta ha alcanzado un gran eco en los medios de comunicación y han sido muchos los foros en los que uno, o varios de nosotros, hemos ido a explicar los postulados para realizar un uso prudente de los medicamentos. Uno de los más recientes ha sido el 34º Congreso de la Semergen, donde tuve el inmenso placer de intervenir, en una mesa redonda cocinada ad hoc. Desde aquí quiero darle las gracias a todos los que hicieron lo posible para que la IPP tuviera un hueco en este evento, así como a los que hicieron lo imposible por asistir en medio del diluvio universal. A continuación, os dejo el texto íntegro de mi intervención, dividido -por su extensión- en dos entradas. Esto es lo que dije o, al menos, lo que quise decir en dicho Congreso… (más…)