Mes: octubre 2012

Combinaciones de medicamentos a dosis fijas: ¿son necesarias?

Hemos dado fin a nuestro periplo congresual de 2012 con sendas intervenciones en el 22 Congreso de la Samfyc donde impartimos un taller titulado Web 2.0 y uso de medicamentos en el que, a vista de pájaro echamos un vistazo sobre qué ha cambiado en Internet en la última década, cómo ha incidido la Web 2.0 en nuestro quehacer diario como personas, ciudadanos y profesionales de la Salud y vimos de forma somera los nuevos riesgos y oportunidades que las herramientas sociales ponen a nuestra disposición.

El último compromiso tuvo lugar en el 17 Congreso de la Sefap donde participamos en una ingeniosa fórmula de formación continuada denominada Plis Plas que, o mucho nos equivocamos, o ha sido un éxito por su agilidad y la calidad de los contenidos expuestos. En el post de hoy, os dejamos el guión que seguimos en una exposición -de apenas 6 minutos- en la que intentamos responder a la envenenada pregunta de si las combinaciones de medicamentos a dosis fijas son -o no- necesarias. Y ésta es nuestra respuesta… (más…)

10 mentiras, medias verdades, falacias y sesgos de los “expertos” en osteoporosis

Recientemente, dos conocidos laboratorios han perpetrado un seminario de formación para periodistas sobre osteoporosis, en lo que supone una nueva -y hábil- vuelta de tuerca en la promoción de sus productos. Como lo que no forma, deforma, el mencionado seminario -y la estrategia promocional que esconde- tuvo una rápida respuesta en la blogosfera. Abundando en el tema y aprovechando que ayer fue el Día Mundial de la Osteoporosis (no hay día sin poesía) publicamos un interesantísimo artículo de Enrique Gavilán, quien denuncia públicamente y deja en evidencia -nunca mejor dicho- las 10 mentiras, medias verdades, falacias y sesgos de los expertos en osteoporosis. Pasen y vean. Son éstas…
(más…)

Prescripción prudente: una necesidad (y II)

Dejamos ahora los principios relacionados con la selección de medicamentos y nos centramos a continuación en aquéllos relacionados con el uso prudente de los mismos. Entramos pues, en la consulta, estamos con el paciente y éstas son las propuestas que Schiff y cols. nos hacen:

El principio número 8 recomienda comenzar los tratamientos, siempre que sea posible, con un solo fármaco, con el objetivo de poder comprobar el grado de cumplimiento del objetivo terapéutico y, sobre todo, controlar las reacciones adversas a los mismos. La atribución de reacciones adversas a los medicamentos es complicada, ya que los efectos adversos más frecuentes son de poca gravedad y muy inespecíficos. Su control y corrección puede volverse prácticamente imposible si comenzamos el tratamiento con varios medicamentos, práctica que intentaremos limitar en la medida de lo posible para evitar la polimedicación innecesaria. En atención primaria, usualmente se atienden procesos crónicos (artrosis, hipertensión, diabetes…) en los que podemos permitirnos el lujo de esperar y ver hasta ajustar el tratamiento a las necesidades del paciente individual. Es el traje farmacoterapéutico a medida, propio de la atención longitudinal que se presta en atención primaria frente al prêt-à-porter, característico de la atención transversal de la atención hospitalaria. (más…)

Prescripción prudente: una necesidad

El próximo 12 de diciembre se cumple un año desde que Rafa Bravo, Cecilia Calvo, Enrique Gavilán, Asun Rosado y yo mismo lanzamos la Iniciativa por una Prescripción Prudente. En los más de 10 meses  transcurridos, nuestra propuesta ha alcanzado un gran eco en los medios de comunicación y han sido muchos los foros en los que uno, o varios de nosotros, hemos ido a explicar los postulados para realizar un uso prudente de los medicamentos. Uno de los más recientes ha sido el 34º Congreso de la Semergen, donde tuve el inmenso placer de intervenir, en una mesa redonda cocinada ad hoc. Desde aquí quiero darle las gracias a todos los que hicieron lo posible para que la IPP tuviera un hueco en este evento, así como a los que hicieron lo imposible por asistir en medio del diluvio universal. A continuación, os dejo el texto íntegro de mi intervención, dividido -por su extensión- en dos entradas. Esto es lo que dije o, al menos, lo que quise decir en dicho Congreso… (más…)

(Thorax) Un nuevo meta-análisis cuestiona la seguridad de tiotropio nebulizado

Esta semana toca minientrada, porque las circunstancias personales, así lo determinan. Ésas que nos llevaron a desgranar algunos sentimientos en nuestro último post que tanto emocionaron a su destinatari@ y, por añadidura, a todos los que de una u otra forma se vieron reflejados en su contenido. No sabíamos la repercusión que iba a tener este texto, que pulverizó el récord de visitas de Sala de lectura. Por ello, aprovechamos la ocasión para agradecer las decenas de comentarios recibidos (sobre todo vía Twitter) y aunque muchos no habéis encontrado la canción oculta (os animamos a volver a intentarlo) reiteramos el mensaje de mensajes subyacente: en la vida hay que tener sueños y hay que luchar por conseguirlos… (más…)

Los planes en tu vida

Se atribuye a John Lennon la frase que dice que La vida es lo que transcurre mientras hacemos planes. Aunque podemos encontrar variantes de la misma, lo cierto es que a fuerza de proyectarme en el futuro, la vida pasa, transcurre y yo sigo haciendo planes. Tú sabes mejor que nadie que hay momentos en la vida que son como una piedra lanzada a la quietud del estanque. Su superficie se rompe en mil ondas que avanzan en perfecto orden hacia el infinito. Todo se altera. Se confunde y el impacto hace que el lodo del fondo se remueva y deje de verse. En este momento, comprobamos que los sentidos se complementan. Realmente, se solapan. Si la vista no nos sirve, podemos utilizar, por ejemplo, el oído. Gracias al oído puedo escuchar cada día tu voz. Esa voz tan peculiar que un lejano otoño me sorprendió por la vehemencia con la que exponía ideas y proyectos que eran totalmente desconocidos para mí. Lejos de los medicamentos, de las consultas y de los profesionales de la salud, están los enfermos. En sus casas. A veces solos. Y otras, acompañados por sus cuidadores. Generalmente, mujeres, por lo que es más apropiado decir cuidadoras. Tantos años en la sanidad pública. Y en las redes. Pero tuviste que llegar tú para mostrarme la dimensión más humana de la atención sanitaria.

También es útil el tacto. Y gracias a él he conocido tus manos. Unas manos que imponen por su fuerza. Pero también por su determinación. Decidieron no dejarme caer y aún me tienen asido en el vacío. Pero ahora, estoy seguro de que no caeré. Y no lo haré porque me sostienes tú, que de tanto codearte con tus cuidadoras, te has convertido en una más. De los demás sentidos, no quiero dar más detalles porque estoy seguro que algún día este blog lo leerán tus hijos y los míos. Ellos son razón más que suficiente para escribir decenas -qué digo- centenares de artículos con la suficiente mesura para que, a día de hoy, no haya tenido la necesidad de eliminar ninguno o ruborizarme al leerlo pasado el tiempo.

Con este post no sé muy bien qué te quiero decir. Quienes no te conozcan -quienes no conozcan mi cara oculta- pensarán que hoy he perdido el norte. Y echarán de menos la parte de metodología, los resultados y las conclusiones. No obstante, esta entrada también tiene una metodología. Anda por ahí, más arriba. Solo tienes que buscarla. Los resultados, son evidentes: a pesar de todos los pesares y de un año demencial, seguimos en la brecha. Y como conclusión, dos: escribir es terapéutico. Se lo recomiendo a todo el mundo y debería incluirse en cualquier guía en el apartado de tratamiento no farmacológico de muchas enfermedades. La segunda es que la vida te devuelve lo que das. Tú lo das todo. Y lo recibirás todo. El estanque volverá a su quietud habitual y en él podremos ver reflejados juntos -una vez más- nuestros rostros. El proceso será lento y nadie ha dicho que será fácil. Pero todo camino tiene un final. Como este post. Por eso, antes de acabar quiero decirte una vez más que en la vida hay manos que surgen de la nada, como las tuyas, para ayudarte a salir adelante. Lo demás es historia. Nuestra historia. Esa que hará preguntarse a muchos lectores de qué va esto. Esto, querido lector, va de la vida. Esa que transcurre mientras algunos nos empeñamos en hacer planes…