Mes: abril 2011

Si puedes soñarlo… puedes hacerlo (W. Disney)

Decía Enrique Dans en su famoso libro que Todo va a cambiar. Aunque de lectura más que recomendable, pensamos que el título es poco afortunado. Nos atrevemos a proponer dos alternativas: todo está cambiando o incluso… todo ha cambiado. Como muestra, hoy traemos a este blog dos interesantísimas experiencias.

La primera, la encontramos hace unos días en TED. Como ya sabéis, TED -acrónimo de Technology, Entertainment, Design- es una organización sin ánimo de lucro que se creó para la difusión de ideas innovadoras. Las conferencias -generalmente breves- están en inglés, pero para los que tengan (tengamos) problemas con el acento, hay muchas que están subtituladas en español. Cuento con vuestra complicidad para recomendaros un par de cosas: tener a mano el canal de TED y buscar todas las semanas un hueco para ver una (una) conferencia. En la de hoy podremos atisbar un futuro en el transplante de órganos sólidos hecho -nunca mejor dicho- a medida del paciente, lejos de los rechazos y de las complicaciones asociadas al uso de los inmunosupresores. ¿Crees que es posible imprimir un riñon humano? Sí, imprimirlo. En este video Anthoy Atala nos explica cómo. Quizá en un futuro los FAP estemos promocionando el uso racional de los cartuchos de tinta. Quién sabe… (más…)

(Ann Intern Med) Sanitarios en la Red y profesionalidad en la Era Digital

Tras el paréntesis semanasantero, retomamos el ritmo habitual en Sala de lectura y lo hacemos con la traducción y adaptación de un interesante artículo aparecido hace unos días en Annals of Internal Medicine con el título Professionalism in the Digital Age. En él,  Mostaghimi y Crotty (atención a sus perfiles) hacen una profunda reflexión sobre diversos aspectos de gran interés para los profesionales sanitarios que hemos recalado en Internet y que tienen que ver con el impacto de nuestra actividad internáutica en la relación médico-paciente, la confidencialidad de la información, la imagen pública que transmitimos y, en definitiva, del nuevo concepto de profesionalidad en el contexto de la Era Digital en la que nos ha tocado vivir.

Post un poco más largo de lo habitual, pero cuya lectura nos debe mover a la reflexión: en Estados Unidos, las sociedades profesionales han comenzado a regular la actividad en la Red de los sanitarios enredados. ¿Y aquí? ¿Esperaremos que la regulación la hagan los políticos, las sociedades o tal vez que el camino lo desbrocen los jueces? Proponemos, como ideas para incubar, auspiciar la creación de una sociedad transversal de profesionales sanitarios en Internet. Y la autorregulación de la actividad profesional en la Red. Ya que hemos ido por delante en tantas cosas, no importa una más. Para finalizar, dos detalles: las negritas son nuestras y donde en el artículo dice médico, que cada cual ponga lo que entienda. El artículo de hoy, dice así… (más…)

(Arch Intern Med) Asociación entre la dosis de opioides y la mortalidad relacionada con estos fármacos

Hoy nos hemos detenido en un estudio que se publicó hace unos días en Archives of Internal Medicine y que, a diferencia de lo que esperábamos, no hemos visto comentado en ningún blog. Se titula Opioid Dose and Drug-Related Mortality in Patients With Nonmalignant Pain y su objetivo ha sido investigar la relación entre la dosis de opioides y la mortalidad relacionada con estos fármacos, en pacientes que no sufrían una patología maligna. A pesar de su carácter observacional, este estudio nos deja suculentas enseñanzas. Veamos cuáles son… (más…)

El poder de un placebo

Entre Viernes de Dolores y Domingo de Ramos, este sábado, os dejamos un divertido vídeo sobre el poder de los placebos. En él, el Dr Knowgood (ahí es nada) nos da una lección magistral de cómo la observación y la mano izquierda pueden obrar milagros. Muchos de esos milagros se hacen a diario en nuestras consultas de atención primaria. Sin medicamentos. Y sin la comprensión de algunos pacientes. Una entrada que pretendía ser ligerita. Pero que no lo es. En absoluto.

(Diabetes Care) Pioglitazona y cáncer de vejiga: más difícil todavía

En el último número de Diabetes Care han aparecido dos nuevos estudios sobre pioglitazona, fármaco al que, de seguir así, vamos a tener que abrir sección propia en este blog. Como recordaréis, la Food and Drug Administration ha ordenado revisar la asociación entre el uso de la tiazolidindiona y el cáncer de vejiga. Y en este difícil contexto, con rosiglitazona agonizante en el mercado norteamericano, Takeda ha patrocinado dos estudios observacionales, que os pasamos a reseñar:

– El primero de ellos se titula Cohort Study of Pioglitazone and Cancer Incidence in Patients With Diabetes y ha tenido como objetivo investigar si el tratamiento con pioglitazona se asocia a un aumento del riesgo de padecer alguno de los 10 tumores más frecuentes (próstata, mama, pulmón/bronquios, endometrio, colon, linfoma no Hodgkin, páncreas, riñón/pelvis renal y melanoma). Con un diseño de cohortes, el estudio analizó dicha asociación en función del uso, dosis, duración del tratamiento y momento de inicio del mismo. Tras ajustar por las variables de confusión habituales (edad, sexo, raza, control glucémico, ICC…) el resultado más importante (tablas 2 y 3) es que no se encontró asociación estadísticamente significativa en los 10 tumores considerados. En 2 (melanoma y linfoma no Hodgkin) hay una tendencia clara hacia la asociación y en el renal, una tendencia clara hacia un efecto protector. No obstante lo anterior, el seguimiento medio de los pacientes que tomaron pioglitazona fue de 2,54 años (0,1-6,2) y el de los que no la tomaron, de 3,7 años (0,01-8,5). Como reconocen los autores, al ser la duración del seguimiento <6 años, se necesitan estudios adicionales que confirmen estos resultados. (más…)

Abril: Atención Primaria, de una parte al todo

La iniciativa APXII llega puntualmente con su cita de abril con la reflexión de Elena Serrano, precisamente en el Día de la Atención Primaria. Dice así:

El cuento es un género universal que nos aporta la forma de inventar el mundo a través de la historia narrada y nos invita a darle continuidad más allá de la palabra. Esta continuidad es el hilo que une la reflexión de su lectura crítica y la posibilidad de promover la acción, el cambio. Así mismo, es un recurso sin limitaciones en cuanto a perfil de lector se refiere.

Estas son las principales razones por las cuales utilizaremos, como enlace introductorio a nuestro texto, el cuento: “The Gatekeeper and the Wizard” publicado hace más de dos décadas, que puede ser leído al completo en el enlace. A través de sus personajes podemos identificar los protagonistas de nuestro sistema sanitario, con el objetivo de dibujar una (casi) perfecta interacción entre ellos que oriente la respuesta a la clásica pregunta de quién debe hacer qué y dónde.

Según la relación descrita entre los diferentes personajes, la Atención Primaria deberá ser la encargada de recibir a los pacientes y de dar respuesta a los problemas de salud, sin que la inmediatez defina esta capacidad de respuesta; en cambio, la Atención Hospitalaria atenderá a aquellos pacientes que requieren una visión y cuidados complementarios a la de Atención Primaria. Ambos disponen de las citadas bolas de cristal singulares para cada uno de ellos y que utilizan en el contacto personal con el paciente, pero existen otros protagonistas que, sin bola de cristal, también son relevantes en el sistema sanitario. Por ejemplo, los que deben asegurar una adecuada disponibilidad y gestión de los recursos para cada uno de los eslabones o aquellos que promueven tanto la autonomía del paciente como la necesaria desmedicalización de la sociedad.

Cuando se ha definido previamente a la Atención Primaria como el guardián que recibe a los pacientes, se le asignaba directamente una función de filtro. Para ejercerla, por un lado, debe adquirir una mayor autonomía y capacidad resolutiva, evitando de esta forma la fragmentación de la atención al paciente, la duplicidad de las actuaciones. Pero por otro lado, en cooperación con el resto de protagonistas, debe desligarse de la excesiva actividad burocrática y ser reconocido como ese eslabón coordinador de contacto y de inicio de comunicación bidireccionales.

El uso no adecuado de las bolas de cristal, las competencias borrosas de los diferentes personajes, la implantación de modelos jerárquicos, el deslumbramiento por lo inmediato y la innovación tecnológica o la inadecuada gestión de los recursos transforman el sistema en insostenible, de escasa efectividad y poco equitativo. Debido a ello, el “cómo” es una pregunta que debe responderse de forma urgente ante la situación económica actual que, sin olvidar el objetivo principal de lograr una atención sanitaria de calidad, requiere una re-estructuración en la gestión del sistema (del TODO) sin olvidar los roles de cada una de las PARTES (según el quién-el qué- y – el dónde, ya esbozado en el texto).

Previo al punto y final, recomendar, por un lado, las propuestas que plantea este texto esperando que las letras lleven a la acción, y por otro la esclarecedora explicación de Noreena Hertz sobre el uso adecuado de los expertos.

_______________________________

Autora:

Elena Serrano. Médico de Familia. Fòrum Català d’Atenció Primària (FOCAP)

Material complementario:

– Fòrum Català d’Atenció Primària. En tiempos de crisis, más atención primaria. Propuestas de los profesionales de atención primaria de la salud para hacer más sostenible y de mayor calidad el sistema nacional de salud.

– Traducción al castellano del cuento “El guardián y el mago”.

– Noreena Hertz: cómo emplear expertos y cuándo no.

Regreso al pasado

El pasado sábado acudimos a las I Jornadas Farmacríticas celebradas en Granada. Allí tuvimos la ocasión, además de saludar a Soledad Márquez, de escuchar y desvirtualizar -por fin- a Javier Padilla, antes de  entrar en contacto con un nutrido grupo de estudiantes de Medicina y compartir unas horas con ellos. Como siempre, la presentación -con algunas diapos conocidas y muchas nuevas- está disponible para todo aquél que desee echarle un vistazo. De las jornadas, volvimos con una sensación agridulce. Por un lado, tuvimos el privilegio de volver, tras 21 años, a una sede universitaria y dirigirnos a un grupo de personas que, un sábado por la tarde, con un día espléndido, decidieron invertir su tiempo en formación antes que en otros menesteres. Gracias a todos por su asistencia y hospitalidad. Tras la intervención, coloquio informal, desenfadado y sincero donde pudimos constatar la avidez de información de los asistentes.

La parte agria la pone, de otro lado, la Universidad de Granada. No sabemos si por un error de pensamiento, palabra, obra u omisión, el acto no se celebró en la Facultad de Medicina, sino en la de Derecho. En esta semiclandestinidad, denunciada por Enrique Gavilán y otros, hubo de desarrollarse una actividad formativa paralela al ingente plan de estudios de la Licenciatura de Medicina. Si triste nos parece una situación que denota la falta de apoyo por parte del Decanato a sus alumnos, tampoco nos parece motivo de alegría el que materias de uso común en la práctica de cualquier profesión sanitaria, como la Medicina Basada en la Evidencia, las herramientas de búsqueda bibliográfica, lectura crítica o la Salud 2.0 no hayan encontrado acomodo universitario.

Íbamos a titular esta entrada Regreso al futuro. Y no ha sido posible, porque fue un regreso al pasado. Lejos queda ya la Promoción 1985-1990, a la que pertenecemos. Pero el otro día, más de dos décadas después, pudimos comprobar que han cambiado los nombres y las caras. Pero siguen inmaculadas las formas y los procedimientos. En el ránking mundial de universidades -área de Ciencias de la Salud y Medicina- tenemos que bajar al puesto 68 para encontrar una institución española. A lo mejor es hora de preguntarse qué tienen Harvard, Cambridge y Oxford que no tengamos nosotros. Posiblemente, muchos más recursos y otras cosas materiales. Pero estamos convencidos que la ilusión de los alumnos, a los que un día cederemos el testigo, es homologable.

Terminamos como comenzamos la otra tarde en Granada. En palabras del decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cornell (40 premios nobel la avalan) Half of what we will teach you is wrong. The problem is, we don’t know which half. A tenor de lo visto y oído mucho nos tememos que los alumnos universitarios, como ya ocurrió con nosotros, no estarán preparados el día de su graduación, para intentar completar la mitad que siempre les faltará. No obstante, no podemos olvidar que, entre esta generación y la que le precede, Internet ha revolucionado los flujos de información en materia de Salud. A muchos, este cambio les habrá cogido de vuelta. A los que aún no hemos completado el viaje de ida, nos han seducido las nuevas formas de transferir el conocimiento. Al fin y a la postre, Nueva York o Harvard, nunca estuvieron tan cerca…

Cinco años de Twitter. Cinco tweets para estar informados…

¿Sabes que hace unos días Twitter cumplió 5 años? Lo celebramos con una de las fantásticas infografías de Rosaura Ochoa, que representa los aspectos más importantes de esta red de contenidos. ¿Aún no tienes cuenta en Twitter? ¿sabes que es una de las principales fuentes de información para profesionales sanitarios y uno de los pilares de la Salud 2.0?

A continuación y de forma experimental, hemos elaborado un mini-post con cinco de las noticias que hemos tuiteado hoy en esta plataforma de microblogging. Para estar al día, para compartir, para difundir contenidos interesantes. ¿Te lo vas a seguir perdiendo? (más…)

Pacientes empoderados, prevención cardiovascular y atención primaria

Hoy toca entrada de circunstancias, ya que dadas las circunstancias, no podemos dedicar al post el tiempo que nos gustaría. Así que vamos a comentar rápidamente algunas cosas que han llamado nuestra atención en los últimos días. La primera, es que, por primera vez, hemos podido hacer un seguimiento en directo de la asignación de plazas de los futuros especialistas (médicos, farmacéuticos, psicólogos…). Cuando tuvimos el privilegio de participar en la elección de plaza, en un ya lejano 1.992, oímos la conversación de otros dos privilegiados -médicos ambos- que discutían, antes de entrar al salón de actos donde se celebró la cosa, con qué especialidad se ganaba más pasta. Esto, es tan viejo como nuestra especie, aunque a algunos les escueza: queremos lo que consideramos lo mejor, lo que más nos prestigia, lo que más rentable nos resulta. Y a partir de ahí, podemos discutir hasta el infinito, porqué los que trabajamos en atención primaria, estamos considerados como cascarilla, dentro de nuestro sistema sanitario. Así por ejemplo, los farmacéuticos del primer nivel asistencial, ganamos bastante menos que nuestros colegas de hospital y, por supuesto, estamos peor considerados por una Administración, cuyos movimientos van orientados a que fagociten nuestras funciones. A ver si una vez digeridos, nos equiparan los sueldos. Porque trabajar codo con codo con un compañero que gana al año 10 o 12 mil pavos más que tú, no es tarea fácil… (más…)

(Br J Clin Pract) MBE y Web 2.0 ¿amigos o enemigos?

Imagina por un momento uno de tus pacientes. Es un varón de mediana edad, con un nivel educativo medio-alto, conexión a Internet en el trabajo y en casa y, por tanto, con cierta habilidad para manejarse por la Red. Imagina que tiene un diagnóstico de depresión. Nada grave. Pero requerirá tratamiento farmacológico. Ahora que está de baja y tiene más tiempo libre, podrá dedicar parte de su tiempo a buscar información sobre su enfermedad. Encuentra varios sitios interesantes. Y un blog -como éste, como tantos- en el que ocasionalmente se habla de depresión. Se siente tan interesado por lo que lee, que decide subscribirse. Más adelante, decide compartir su pequeño gran descubrimiento con otros pacientes deprimidos a través de un foro. Pronto, la discusión salta a las redes sociales, a través de Twitter o Facebook: allí, los pacientes cuentan sus experiencias, hablan de sus tratamientos y de los médicos que les atienden. Cuando nuestro paciente vuelve a la consulta, dispone de una información adicional que desea contrastar con su médico, al que además, quiere expresarle sus preferencias. De esta forma, su tratamiento puede quedar parcial -o totalmente- condicionado por la Web 2.0. La experiencia de su conversación con el médico, la discusión sobre las decisiones a considerar y su participación en las mismas, también será compartida con otros pacientes. Será tuiteada, o formará parte de la entrada/comentario de algún blog, en una espiral que retroalimenta este fenómeno… (más…)