Día: 14 agosto 2009

(BMJ) Anticonceptivos orales y riesgo de trombosis venosa: no todos son iguales

pildoraSe han publicado en la página web del British Medical Journal dos estudios que evalúan la seguridad de los anticonceptivos orales. El primero de ellos, titulado Hormonal contraception and risk of venous thromboembolism: national follow-up study, ha tenido como objetivo evaluar el riesgo de sufrir una trombosis venosa en mujeres que toman como anticonceptivos diferentes preparados hormonales, centrándose en el régimen, dosis de estrógenos administrada, tipo de progestágeno y vía de administración. Este estudio de cohortes, realizado en Dinamarca entre 1.995 y 2.005, contó con la participación de mujeres con una edad comprendida entre 15 y 49 años sin historial de patología cardiovascular ni enfermedad cancerosa. Según los autores, el riesgo de trombosis venosa en este tipo de pacientes disminuye con la duración del tratamiento y la disminución de la dosis de estrógeno. Para una misma dosis de estrógeno y la misma duración de uso, los compuestos con desogestrel, gestodeno o drosperinona se asociaron con un riesgo significativamente más alto de sufrir esta reacción adversa, en relación a los compuestos que contienen levonorgestrel. Los comprimidos con progestágenos sólo y los dispositivos intrauterinos no se asociaron con un incremento del riesgo.

El segundo de los artículos, titulado The venous thrombotic risk of oral contraceptives, effects of oestrogen dose and progestogen type: results of the MEGA case-control study, evaluó el riesgo trombótico asociado al uso de anticonceptivos orales, en relación a la dosis de estrógeno y el tipo de progestágeno incluido en la formulación. Según los autores de este estudio de casos y controles, en el que participaron más de tres mil mujeres premenopáusicas de menos de 50 años, que no estaban embarazadas ni en la cuarentena y que no utilizaban dispositivos intrauterinos o depot como anticonceptivos, los anticonceptivos orales estudiados (los disponibles en Holanda, país en el que se hizo el estudio) tienen aún un gran impacto en la aparición de fenómenos trombóticos. En su opinión, la opción más segura pasa por seleccionar un compuesto con levenorgestrel asociado a una baja dosis de estrógenos.